Orden de alejamiento a un vecino que tenía atenazado al Lomo de las Casillas

Un juzgado de La Laguna le impide acercarse a menos de 300 metros de un hombre con el que mantenía malas relaciones

17.03.2016 | 10:07

El Juzgado de Instrucción nº 3 de La Laguna acaba de poner las cosas en orden, al menos de momento, en Lomo de las Casillas, un barrio de Los Campitos, a camino entre Santa Cruz y La Laguna. Un vecino, identificado como F. J. A. M., más conocido como El Pocholo, el cual llevaba tiempo haciendo la vida imposible a sus vecinos acaba de ser condenado con dos órdenes de alejamiento, 300 y 40 metros respectivamente de dos hombres a los cuales amenazó y además le hurtó a uno de ellos dos sacos de bubangos, que fueron valorados en menos de 400 euros.

Según las sentencias a las que tuvo acceso este diario, El Pocholo se introdujo el pasado 9 de febrero en la finca de un vecino en Valle Hilario y cuando fue sorprendido por su propietario se dirigió a este portando un punzón con un palo y lo amenazó con las siguientes expresiones: "te cojo y te pico en pedazos, hijo de puta, te mato todos los animales".

En el transcurso del juicio la víctima se reafirmó en su testimonio, si bien el denunciado negó haber amenazado a esta persona. El tribunal no tuvo en cuenta su declaración puesto que un testigo desmintió los hechos.
La magistrada condenó a El Pocholo a una pena de dos meses de multa a razón de 6 euros diarios y a la prohibición de acercarse a su víctima, lugar de trabajo o donde se encuentre en una radio inferior a 300 metros por un tiempo de cuatro meses. El tribunal tuvo en cuenta que El Pocholo ha sido condenado en otras dos ocasiones por delitos leves de amenazas en la persona de este vecino y esta tercera se ha producido en un periodo de ocho meses, lo cual demuestra a juicio del tribunal que el acusado sigue reincidiendo en sus actitudes amenazadoras.

El otro juicio celebrado el mismo día el la misma magistrada condenó a El Pocholo a la pena de 3 meses de multa a razón de 6 euros diarios y la prohibición de acercarse a su vecino a menos de 40 metros así como a su domicilio y a las fincas propiedad de este. El Pocholo se introdujo en la finca del denunciante en Valle Jiménez y le sustrajo frutos de su propiedad valorados en menos de 400 euros, siendo perseguido por el guardia rural de la zona quien no consiguió darle alcance, aunque si logró recuperar los frutos.
El Pocholo ya sostuvo diversos enfrentamientos en noviembre del pasado año tanto con el guarda del coto como con otros vecinos. Además, las víctimas lo acusan de ser el responsable de una serie de pequeños hurtos tales como el pan todos los días a un mismo morador, una carretilla, bloques, conejos o la rotura de una llave de paso, entre otros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine