Hallado en un jardín de Los Cristianos el cadáver de un indigente austriaco

Vivía en un árbol y su presencia había sido denunciada ante la Fiscalía por la Policía Local

08.03.2016 | 02:00

El cadáver de un indigente austriaco, de 62 años, que vivía en los jardines de la Plaza de Los Caídos, en Los Cristianos (Arona), fue localizado sobre las 16:30 horas del domingo, en el transcurso de los Carnavales de esa localidad turística, según confirmaron fuentes policiales a la opinión de tenerife.

La víctima vivía en el tronco de una palmera en los citados jardines desde hacía más de un año y medio y su presencia había sido denunciada por los comerciantes ante la Policía Local, ya que el fallecido realizaba sus necesidades fisiológicas a la vista de todos los turistas que pasean por la zona.

Según una fuente policial, "el ciudadano austríaco no quería ser internado, ni atendido, ni ayudado. De hecho, gracias a un informe de la Policía Local de Arona que fue presentado ante la Fiscalía se consiguió que fuera incapacitado e ingresado en el área de Psiquiatría del Hospital Nuestra Señora de La Candelaria. Sin embargo, creemos que él mismo pidió el alta voluntaria y dos días después lo teníamos nuevamente en Los Cristianos. De todas maneras teníamos la convicción de que finalmente iba a acabar de esta manera".

La Policía Turística de Arona había actuado en diferentes ocasiones con esta persona, pero siempre acababa en el mismo sitio, ya que no quería ser ingresado en ningún albergue, ni centro y le gustaba vivir en la calle.

El domingo se descubría su cuerpo en los jardines y la Policía Local de Arona avisó a la Científica de la Comisaría de Adeje así como al Grupo Local de Policía Judicial y al titular del Juzgado de Instrucción de Guardia de Arona, que ordenó el levantamiento del cadáver y su posterior traslado hasta el Instituto de Medicina Legal para la práctica de la autopsia y de esta manera poder determinar las causas reales del óbito.

Por su parte, el Servicio de Limpieza del Ayuntamiento de Arona acudió al lugar y recogió los enseres y limpió el lugar.

Según otra fuente consultada por este diario "al fin descansó él, pero también lo hacemos nosotros ya que era una constante fuente de problemas. Lo que si recuerdo es que no se trataba de una persona conflictiva aunque si es verdad que su presencia ahuyentaba a los turistas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine