Condenan a un niñero tinerfeño en Escocia por tener pornografía infantil

El joven, de 20 años, almacenaba 77 fotos y vídeos de abusos, algunos muy degradantes según la sentencia

23.02.2016 | 11:51

El tinerfeño Iván Hernández Sánchez, de 20 años, ha sido condenado en un juicio con jurado en Escocia por tenencia de pornografía infantil. El joven isleño trabajaba en una casa de familia como au pair (niñero) y estaba al cuidado de dos menores. La causa, en la que se le imputan cinco delitos, está pendiente de sentencia y, según la información publicada en el periódico The Sun, es más que probable que conlleve una pena de prisión.

Hernández almacenaba en su ordenador, según la sentencia publicada por medios escoceses y británicos, 77 fotos y vídeos de "repugnantes" abusos sexuales a niños. Entre ellos tenía incluso una foto de pornografía extrema, una escena en la que estaba implicado un caballo. En el material incautado por la Policía no se encontró ninguna imagen de la familia que lo acogía.

El tinerfeño había sido contratado en 2013 por una madre con dos niños que vive y trabaja en Blantyre, localidad del sur de Lanarkshire, a 22 kilómetros al sur de Glasgow, Escocia. Ella contacto con Hernández a través de un portal en internet en el que el joven buscaba empleo.
En el anuncio detallaba que vivía en Tenerife con su madre y su hermana, cuatro años mayor que él. Se definía como un chico con muchos intereses intelectuales, que cuando regresara a la Isla quería estudiar algo vinculado a las artes escénicas o la carrera de Turismo.
Además, apuntaba que tenía cierta experiencia en el cuidado de niños con su primo de un año y una niña de siete años. "Sé que puedo parecer un poco tímido pero me encanta estar con los niños y tengo mucha paciencia", aseguraba en su anuncio.

Después de pasar con éxito varias entrevistas online, en septiembre de 2013 viajó desde su hogar en Tenerife a Escocia para asumir el cuidado de una niña de cuatro años y un niño de cinco mientras sus padres trabajaban. Ganaba 80 libras (102 euros) a la semana. El matrimonio que lo contrató le dio un iPhone y lo apuntó a un gimnasio pero el joven se negaba a socializar y pasaba todo su tiempo libre encerrado en su habitación con su portátil. Según recogen las informaciones periodísticas publicadas en Reino Unido, el canario tiene un alto nivel de conocimientos en informática.

Agentes policiales especializados en pornografía infantil en internet detectaron su actividad en abril del año pasado. Los delitos de los que se le acusa, que también incluyen la distribución de una fotografía indecente de un niño, se llevaron a cabo entre el 18 de septiembre de 2011 y 13 de abril del año pasado.

El joven fue detenido tras el registro realizado en la casa en la que vivía. La familia que lo acogía lo despidió y al ser puesto en libertad por la Policía se mudó a un albergue para personas sin hogar. "Me siento muy mal por esto, nunca he hecho nada ilegal", aseguró el tinerfeño durante el juicio criminal que se celebró la pasada semana en el Tribunal del sheriff de Hamilton. Al sentarse en el banquillo, negó haberse descargado las imágenes encontradas en su portátil y culpó a sus amigos españoles de haberlo hecho cuando les prestó su ordenador para estudiar, sin embargo, la conexión a internet que usó para bajarse fotos y vídeos tenía contraseña.

El jurado tardó menos de una hora en condenarlo. El juez dará la sentencia definitiva el 9 de marzo, después de analizar distintos informes que pidió sobre el joven. Las autoridades de Reino Unido ya lo incluyeron en el Registro de Delincuentes Sexuales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine