La Crónica Negra

¿Está Vicente enterrado en una galería?

La Guardia Civil rastreó numerosas cuevas, pozos y simas pero no dio con el cadáver del joven de Icod presuntamente asesinado hace 27 años

22.02.2016 | 02:01
José Vicente Sacramento Socas.

La historia de los Sacramento Socas es la de una familia que murió en vida una vez desapareció en 1989 José Vicente, del que nunca más ha vuelto a tener noticias. La tesis más extendida es que fue asesinado, supuestamente a manos de un delincuente, Argeo Pérez, que se quitó la vida envenenándose ante las cámaras de televisión en la casa que compartía con su compañera, en La Orotava. Los hermanos de José Vicente, vecino del caserío de Las Abiertas, en Icod de los Vinos, aseguran que cuando la compañera de Argeo les manifestó que se iba a vivir con él, este le espetó: "Antes de que me dejes lo mato".

La familia se prepara para iniciar los trámites judiciales para declarar fallecido a José Vicente Sacramento Socas. Tras 27 años sin tener noticias suyas, la madre y los hermanos de José Vicente, vecino del caserío de Las Abiertas, en Icod de los Vinos, cuya pista se pierde el 26 de noviembre de 1989, pretenden que el Juzgado de Primera Instancia de Icod de los Vinos promueva la declaración de fallecimiento. Unas viejas fotos llenas de moho y unas escuetas líneas de una postal son el único recuerdo que les queda a esta familia del norte de la Isla.
A pesar del tiempo transcurrido, sus hermanos creen que no está vivo pero piden que por lo menos quienes sepan dónde pueden estar sus restos lo hagan público para poder darle sepultura.

Este muchacho de aspecto inocentón, de casi dos metros de estatura, que cuando salió para cumplir su servicio militar en el otro archipiélago, el balear, no sabía leer ni escribir, comenzó a frecuentar las compañías de unos vecinos que, según su familia, serían las personas que estarían tras su desaparición. Estas apuntan a un conocido delincuente, ya fallecido Argeo Pérez Hernández, como la persona que supuestamente acabó con su vida. Sin embargo, no creen que lo hiciese él solo sino que contó con la colaboración de otros cómplices.

Estas sospechas vienen avaladas por las declaraciones efectuadas por quien fuera compañera sentimental de Argeo al desaparecido diario Jornada en julio de 1991, donde relató que "más de una vez le oí decir a Argeo cómo había quitado de en medio a Vicente Sacramento Socas". Según esta mujer, Carmen Rosa Pérez Pérez, que convivió con este hombre durante seis años, "después de matarle, Argeo Pérez y su primo Juan lo enterraron en una galería".

La desesperación de los familiares de José Vicente Sacramento por encontrarle les llevó a un peregrinar por diferentes platós de televisión, como el programa ¿Quién sabe dónde?, de Televisión Española, que era presentado por Paco Lobatón, sin obtener resultado alguno que arrojase noticias suyas.

La madre del desaparecido, Antonia Socas, de 85 años, relató en su momento la historia de Vicente, que trabajó desde que era un niño en el monte. Por las mismas fechas en que la compañera sentimental de Argeo hacía unas manifestaciones, la progenitora relataba cómo en 1988, un cuñado de Argeo lo invitó a ir a su casa y allí le presentaron a unas chicas. "Esa fue la primera vez que se encontró con Argeo Pérez y con Juan Hernández González, primo de éste. A mi hijo empezaron a darle calor aquellas mujeres y él, que era un chico que no era amigo de bebidas ni de juergas, comenzó a fallar por ahí. Cada vez que llegaba el sábado, Juan Hernández llamaba a mi hijo y a los tres días regresaba. Yo le decía: Muchacho, qué haces por esas calles. Te van a coger preso. Te van matar. Pero él seguía igual", recordaba su madre.

Había salido de prisión

La última vez que Antonia Socas vio con vida a Vicente fue un lunes de noviembre de 1989, cuando ésta acudió con el menor de los hermanos al ambulatorio. "Mi hijo era muy bueno y saltaba el muro de casa para que yo no lo viera irse con Argeo. Ese día tenía que haberlo seguido a ver dónde iba".

Por eso la madre cree que la desaparición de su hijo tiene que ver con el hecho de que Argeo estuviera engañando a su excompañera con una hermana de ésta, y precisamente José Vicente Socas con la mujer que estuvo saliendo hasta su desaparición fue con Carmen Rosa Pérez Pérez.

"La compañera de Argeo le daba calor a mi hijo y por las fiestas del Amparo, Argeo los encontró bailando y él le dijo a mi hijo: Tráeme a tu hermana María del Carmen, que yo me quedo con ella y tú con Rosy".

Curiosidades de la vida, el viernes anterior Argeo Pérez Hernández había salido de la cárcel. Cuando este delincuente le propinó dos puñaladas a su compañera, dijo, según la madre de Vicente, "que él había matado a mi hijo y que lo buscaran por las galerías de Icod el Alto". La Guardia Civil rastreó intensamente todas las galerías, simas, barrancos y pozos conocidos donde pudiera estar el cuerpo o mejor, los restos de José Vicente Sacramento, pero toda búsqueda resultó infructuosa. Incluso el suboficial de la Benemérita que estuvo a cargo del puesto de Icod señaló que "cada vez que se hallaba un cuerpo en el mar o incluso en el sur de la Isla acudía al levantamiento para ver si podía identificarlo pero nunca apareció".

La que fuera compañera de Argeo relató a la prensa, cuando éste se quitó la vida tomando un potente herbicida para las plataneras, laxnatel, que "más de una vez me amenazó con hacerme lo mismo que había hecho con José Vicente, pero nunca me dijo dónde estaba enterrado". Los hermanos de Vicente afirman que escucharon a la que fuera compañera sentimental de Argeo decirle a éste: "Como tú sigas así me voy con José Vicente". Este le respondió: "Antes lo mato". La relación entre el desaparecido y esta mujer comenzó poco tiempo antes, cuando Argeo Pérez se trasladó a La Gomera para trabajar durante seis meses. En este tiempo, José Vicente y Carmen Rosa se veían con asiduidad, mientras que Juan Hernández, primo de Argeo Pérez, mantenía una relación con Fernanda, hermana de Carmen Rosa, que duró unos 18 meses aproximadamente. El tiempo que Argeo permaneció fuera, los cuatro salían con frecuencia a Puerto de la Cruz.

Por su parte, Argeo Pérez Hernández había comentado en más de una ocasión que si le seguían considerando el principal sospechoso de la desaparición de José Vicente Sacramento Socas antes se suicidaba que regresar a la prisión. Una hermana de este delincuente, Liboria Pérez, llegó a tener una cinta magnetofónica donde Argeo Pérez narraba cómo planeó la emboscada que sirvió para engañar a Vicente Sacramento y presuntamente acabar con su vida. Cuando iba a manifestar cómo y dónde dejó el cuerpo se echó a llorar. "Mi hermano llegó el 13 de julio y me dijo: tengo que pedirte un favor. Como yo no voy a estar aquí cuando llegue la fiesta del Carmen, por todas las cosas que me están haciendo, si me matan o me vuelven a encerrar entrega la cinta que tengo escondida en casa de madre", contó Liboria en el diario Jornada en agosto de 1991. Esta añadió: "Yo le dije, no seas bobo, Argeo, no te quites la vida, y él me decía, Rosy [se refería a Carmen Rosa Pérez] me tiene aprisionado, no me quiere dejar vivir en paz". La cinta fue grabada unos 70 días antes de suicidarse. En cuanto a las cartas comprometedoras, fueron escritas de puño y letra por Argeo, donde confiesa cómo en unión de otras personas acabaron con la vida de José Vicente Sacramento y cita los nombres y apellidos de cuatro amigos, a los que acusa de cómplices.

Un posible testigo

Fue una hermana de Argeo y la madre de éste las personas que facilitaron a la Guardia Civil los nombres de los presuntos implicados. Precisamente, este hecho les trajo numerosos problemas a estas personas por parte de los que aparecían en las cartas. La hermana relataba precisamente el 18 de julio de 1991 que "es muy triste que todas esas personas y la cinta que mi hermano dejó estuviesen ahí y que nadie se hubiese preocupado. Yo soy la primera interesada de que aparezca el cuerpo del chico y que reluzca la verdad".

Finalmente, Argeo Pérez cumplía su palabra cuando en agosto de 1991 se personó en el domicilio de su expareja, en La Orotava, para ver a sus hijos. Su excompañera tan solo tuvo tiempo de correr a refugiarse con la hija pequeña hasta la casa de una vecina. Argeo subió a la planta alta del inmueble y, una vez allí, bloqueó las puertas, al tiempo que se asomaba por una de las ventanas desde donde amenazó a varias personas. Finalmente, delante de las cámaras, ingirió un potente herbicida que acabó con su vida en pocos minutos. Los hermanos de José Vicente Sacramento mostraron una fotografía que ilustra este reportaje y la ropa que viste es la que llevaba puesta el mismo día en que desapareció. "Mi hermana llegó a presentarse en un piso en Puerto de la Cruz donde convivían Argeo con Rosy para recriminarle donde estaba Vicente", narró con amargura Felicidad, otra de las hermanas del desaparecido.

Los hermanos de José Vicente Sacramento relatan que un amigo de Argeo, natural de Las Abiertas, conoce todo lo que sucedió. En la actualidad vive en el Sur y la Guardia Civil sabe perfectamente dónde localizarle. No en vano, cuenta con numerosos antecedentes tales como lesiones, amenazas, atentado a agente de la autoridad, contra el patrimonio y el orden socioeconómico. Además, según figura en la reseña de la Benemérita está conceptuado como un individuo violento.

Por su parte, el letrado que se ha hecho cargo de los intereses de José Vicente Sacramento, Sander Gil Hernández, manifestó a la opinión de tenerife que el juzgado de Icod de los Vinos que recibió el caso se sorprendió de forma mayúsucula ya que "les recordó al caso de Marta del Castillo". De hecho, el abogado apuesta por buscar nuevas pistas que puedan conducir a la localización del cuerpo de José Vicente Sacramento, ya que con los elementos de juicio con los que se cuenta hasta el momento va a ser muy difícil, primero descubrir que le pasó a José Vicente y, segundo, hallar su cuerpo.

Los especialistas de la Guardia Civil consultados por este diario creen factible que el cadáver del joven bien pudiera encontrarse en alguna de las numerosas galerías de esa zona del norte de la Isla, partiendo siempre de la conclusión que Argeo Pérez hubiese tenido algo que ver con el caso, ya que al ejercer como cabuquero (trabajador especializado en perforar túneles o galerías para la extracción de aguas subterráneas o bien en abrir agujeros en la roca, en sorribos y otras obras, y en rellenarlos de materia explosiva para su posterior voladura), era un perfecto conocedor del terreno.

En la base del ´programa Fénix´ de personas desaparecidas

La cuñada, María Aracely Cabrera, la persona que se está encargando de llevar a cabo los trámites para declarar el fallecimiento de José Vicente Sacramento, en unión del abogado Sander Gil Hernández, manifestó a la opinión de tenerife que "trabajé con él en una finca de Manolo Torres, en Alcalá, en Guía de Isora". "Lo que no sabía es que tiempo después iba a ser mi cuñado", matizó. La madre de José Vicente Sacramento añadió "yo lo vi el día que desapareció cuando regresaba del médico. Ahora me arrepiento de no haberlo acompañado a ver donde fue y con quién".

Tras todo este tiempo sin tener noticias de José Vicente Sacramento, los familiares más directos, su madre y una de sus hermanas accedieron a que se les tomasen muestras de ADN que han ido a parar a la base de datos del programa Fénix sobre personas desaparecidas que lleva la Guardia Civil en colaboraciión con la Universidad de Granada. El Ministerio de Interior (Dirección General de la Guardia Civil), con la Universidad de Granada (Departamento de Medicina Legal), han llevado a cabo el desarrollo del programa Fénix para identificar genéticamente a personas desaparecidas. Este programa ha tratado de dar respuesta a una preocupante realidad social, ya que en nuestro país se denuncian anualmente miles de desapariciones. Dado que el estudio del ADN es el único medio válido para tal identificación, el programa Fénix analiza genéticamente los restos de cadáveres de personas no identificadas y a las familias que han denunciado desapariciones, elaborando una base de datos que permita alcanzar el máximo número de identificaciones posible

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine