El presunto asesino del carnicero de Icod de los Vinos ingresa en prisión

El cordobés Sergio D. G., de 21 años, fue detenido cuando iba a volar a Barcelona

17.01.2016 | 01:29

El presunto asesino de Salvador Luis González, vecino de Icod de 66 años y propietario de dos carnicerías en el municipio, ingresó ayer en el centro penitenciario Tenerife II. El cordobés Sergio D. G., de 21 años, está en prisión preventiva, comunicada y sin fianza. El crimen tuvo lugar el pasado jueves por la tarde y el supuesto autor fue detenido por la Guardia Civil el viernes, a las seis y veinte de la mañana, en el aeropuerto de Los Rodeos cuando iba a embarcar hacia Barcelona para desde allí hacer conexión con otro vuelo rumbo a Santander, ciudad en la que residía.
La víctima, que era muy conocido y apreciado por sus vecinos, fue agredido en su propio domicilio, en la zona de El Mallorazgo. Uno de sus nietos encontró su cadáver con la cabeza destrozada a golpes y apuñalado y alertó de inmediato a los servicios de emergencia, que a vez avisaron a la Policía Local. Se inició entonces un intento rastreo que finalizó horas después.

Sergio D. G. había venido a la Isla para conocer a una nieta de la víctima, de 16 años, con la que había contactado previamente por Internet. Al parecer, al llegar desde la Península a la ciudad del Drago la adolescente salió con él durante un tiempo y al percatarse de su carácter lo dejó. El despecho habría despertado su ira y el deseo de venganza que lo habrá llevado a agredir al abuelo de la chica.

Fuentes de la investigación aseguran en el escenario del crimen se recogieron gran cantidad de pruebas que inculpan al detenido. Entre otras, destacan los restos de ADN que se encontraron en los objetivos con los que Salvador Luis González fue golpeado. También tienen el testimonio de distintos vecinos de la víctima que vieron al joven merodear por las proximidades de su casa en las horas previas al crimen y luego lo vieron alejándose del domicilio.

Salvador Luis González tenía dos establecimientos de venta de carnes en la calle Key Muñoz y en La Centinela y su hijo continuó con el negocio familiar en Garachico. Hace aproximadamente un año y medio había enviudado. Ya no trabajaba pero se encargaba de supervisar sus negocios y gozaba de una situación económica desahogada. El día de su muerte había estado en una de sus carnicerías por la mañana y a las 11:30 horas se fue. Pasadas las tres de la tarde, uno de sus nietos fue a su casa y se lo encontró tendido en un gran charco de sangre, después de que fuera golpeado con saña en repetidas ocasiones con un palo y apuñalado con un cuchillo. El Servicio de Urgencias Canario (SUC) desplazó al lugar una ambulancia con un facultativo que solo pudo certificar su fallecimiento. El Juzgado de Instrucción de Guardia de Icod de los Vinos decretó el levantamiento del cadáver luego de que el equipo de Policía Judicial inspeccionara la vivienda . Su cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal para la práctica de la autopsia que determine la causa de su muerte.

Desde un primer momento, los investigadores había quedado prácticamente descartada la hipótesis de que el móvil del asesinato hubiera sido el robo, ya que no se encontraron pruebas de que la vivienda hubiera sido forzada ni sus familiares echaron en falta ningún objeto de valor.
El joven cordobés está acusado de asesinato y permanecerá en la enfermería de la prisión tinerfeña hasta que se le asigne un módulo y se le aplique el protocolo para evitar el riesgo de suicidio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine