Una madre y su hijo de seis años mueren en el incendio de su vivienda en Ten-Bel

El menor estaba en un balcón pero no pudo salir a la calle dado que el inmueble contaba con rejas para evitar robos

06.01.2016 | 02:00
Las llamas alcanzaron el balcón, provisto de rejas y donde se refugió el menor.

Un desgraciado accidente unido a la fatalidad provocó ayer la muerte de un niño de seis años que esperaba ansiosamente la llegada de los Reyes. Junto a él pereció su madre, Rosario, de 40 años. Ambos fallecieron en el incendio de su vivienda en la urbanización de Ten-Bel, en Costa del Silencio. Ambos quedaron atrapados en la ratonera en la que se convirtió el pequeño apartamento de apenas 30 metros cuadrados de la calle Hércules nº 2 en el municipio sureño de Arona. Según unos vecinos consultados por la opinión de tenerife, la víctima deja dos hijas gemelas de 18 años.

El fuego, cuyas causas investiga la Unidad de Criminalística de la Guardia Civil y en concreto el Equipo de Investigación de Incendios de la Comandancia de Santa Cruz de Tenerife, que apoyan las diligencias de sus compañeros de la Policía Judicial de Playa de las Américas, al parecer tuvo su origen en una colilla mal apagada y que pudo prender en el resto de enseres domésticos, según se desprende de los primeros indicios, así como de la exhaustiva inspección ocular que llevó a cabo durante el día de ayer la Guardia Civil. Algunos vecinos manifestaron que hasta minutos antes de la medianoche Rosario estuvo chateando con una amiga, por lo que se presupone que el accidente ocurrió a partir de ese intervalo horario.

El fuego comenzó en el inmueble sito en la parte superior alrededor de las 00:14 horas, cuando los desgarradores gritos del pequeño alertaron a los vecinos. El menor acosado por las llamas, el humo y el calor se había aproximado hasta el balcón, que está cerrado con rejas para evitar la acción de los vándalos, con la intención de huir del fuego. Desde ahí algunos moradores ayudados por los extintores ubicados a lo largo del complejo descargaron los mismos a través del enrejado así como de la puerta. En su tarea algunos de ellos tomaron del jardín la manguera del riego y la dirigieron hacia el lugar de donde provenían las llamas.

Apenas diez minutos

Mientras, la sala del Centro Coordinador de Emergencias (Cecoes) 112 recibía la alerta y activaba los recursos para estos casos. Los bomberos del parque de San Miguel, sito a unos diez minutos del lugar del incidente. Hasta el lugar se desplazaron dos unidades que confirmaron el incendio en el apartamento en estado muy avanzado, en casi dos minutos acabó por dañarlo, localizando en su interior a dos personas fallecidas por los efectos de las llamas. Tras recuperar los cuerpos, finalizaron la extinción y ventilaron el inmueble, que quedó totalmente afectado.

El cadáver del niño fue localizado en el balcón, mientras que su madre trató de buscar refugio tras la puerta del baño. Según se desprende de la primera inspección el humo, tóxico, acabó con la madre del menor, mientras que el niño parece ser que sufrió por el efecto de las llamas. Por su parte, el personal sanitario de las ambulancias medicalizada y sanitarizada del Servicio de Urgencias Canario (SUC) que acudió al lugar solo pudo confirmar el fallecimiento de la madre y su hijo.

La Guardia Civil que había sido alertada del incidente acordonó el lugar hasta la llegada del Equipo de Policía Judicial que se hizo cargo de las diligencias. Por su parte, la Policía Local de Arona se encargó de facilitar el tráfico rodado a los diferentes servicios de emergencias presentes en el lugar.

El titular del Juzgado de Instrucción de Guardia de Arona, Nelson Frías ordenó el levantamiento de los cadáveres y su posterior traslado hasta el Instituto de Medicina Legal para la práctica de la autopsia y de esta manera poder determinar las causas reales del óbito. La autopsia de las víctimas se llevará a cabo durante la mañana de hoy. Por su parte, al Equipo de Investigación de Incendios de la Policía Judicial le queda una ardua tarea para tratar de determinar las causas y el origen de este tremendo suceso que ayer causó honda consternación entre los vecinos de la urbanización, alguno de los cuales no pudieron reprimir sus lágrimas al conocer el triste final que les deparó la vida a esta familia. Durante la mañana varios compañeros de trabajo de la fallecida acudieron a interesarse por ella. La víctima trabajaba en el complejo Alondras Park, también en Costa del Silencio. El alcalde de Arona, de donde eran las víctimas se reunió con los familiares de las víctimas para trasladarles sus condolencias y ponerse a disposición de los mismos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine