Detenido en Madrid el tercer implicado por la muerte de Raimundo Toledo

Buscó refugio en la capital de España tras el crimen del empresario tinerfeño el 15 de diciembre

30.12.2015 | 02:00
Arriba, el coche donde apareció el cuerpo. Abajo, la víctima.

El esclarecimiento del crimen del empresario Raimundo Toledo, de 68 años, presidente de Tenerife de Gasolineras (Tgas) y propietario de una estación de servicio en El Médano, en Granadilla, parece llegar a su fin. Ayer fue detenido en Madrid el tercer implicado en estos hechos. Se trata de un varón que, una vez asesinado Raimundo Toledo, huyó a la capital de España, donde buscó refugio, según apuntaron fuentes oficiales a la opinión de tenerife. Con su arresto se podrá esclarecer quién y por qué contrató a los tres acusados, dos de ellos un varón Diego Claudio G. G., natural de Sidney (Australia), de 36 años, y Sandra P., de 40, de nacionalidad cubana, novia de un sobrino del fallecido, actualmente ingresados en la prisión Tenerife II, para que secuestrasen a Raimundo Toledo. Todas los indicios conducen a una supuesta deuda del finado y que estos detenidos bien tratarían de cobrarla o de hacerle entrar en razones para su pago. Un letrado que trabajó para este empresario reconoció las dificultades económicas que pasó hasta su desahucio de MercaTenerife.

Fuentes extraoficiales manifestaron que la muerte del empresario, el 15 de diciembre, pudo ocurrir durante el forcejeo debido a un infarto, por lo que ante el problema al que se enfrentaban decidieron quemarlo y arrojarlo por un desnivel en Arona. No obstante, de ser cierta esta hipótesis, la imputación de los ahora detenidos podría cambiar.

El secuestro

El empresario Raimundo Toledo, tío del actor Willy Toledo, fue raptado en los exteriores de su domicilio en las proximidades de la calle Enrique Wolfson. Un testigo alertó del hecho a la Policía Nacional y a la Local de lo que había observado, pero cuando las primeras dotaciones llegaron al lugar no encontraron a la víctima. Horas más tarde, sobre las 23:00, se recibía otra alerta en el Cecoes de que un turismo se había precipitado envuelto en llamas desde lo alto del Mirador de La Centinela, en Valle San Lorenzo (Arona).

Cuando los bomberos sofocaron las llamas y realizaron la inspección ocular localizaron en el maletero del vehículo el cuerpo semicalcinado de una persona. Personada la Guardia Civil, el Equipo de Policía Judicial de Granadilla se hizo cargo de las primeras diligencias, que condujeron a relacionar el rapto con la víctima del maletero, ya que el vehículo, un Honda rojo, era propiedad del fallecido.

La investigación

Como quiera que se trataba de un caso donde también investigaba la Policía Nacional, los mandos de ambos cuerpos acordaron desarrollar un trabajo conjunto, por lo que miembros de la Brigada de Homicidios de la Comisaría Provincial de Santa Cruz de Tenerife y de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil se reunieron a diario para intercambiar información. De esta manera se produjeron las dos primeras detenciones, que corrieron a cargo de la Guardia Civil. Sin embargo, este éxito es compartido, puesto que fueron los agentes del CNP los que, gracias al visionado de las cámaras de seguridad de una vivienda próxima a donde sucedió el rapto, pudieron determinar la filiación de Sandra P., la primera detenida, y posteriormente de Diego Claudio G. G. Debido a la etiología de la muerte del empresario y la notoriedad del caso, el titular del Juzgado de Instrucción nº 1 de Granadilla de Abona que lleva el peso de las diligencias decretó el secreto de sumario. Es probable que en los próximos días el detenido sea traslado vía aérea a Tenerife y de ahí conducido a los juzgado de Granadilla para prestar declaración ante el juez. Su testimonio podrá desvelar muchas incógnitas acerca de la muerte de Toledo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine