Detenida una mujer por su supuesta implicación en el crimen del empresario

Las investigaciones policiales apuntan a que la arrestada es propietaria de un coche sospechoso

20.12.2015 | 02:00
El vehículo calcinado en el fondo del barranco y los investigadores practicando la inspección ocular.

Las pesquisas de la Guardia Civil y de la Policía Nacional comienzan a dar sus frutos en relación con la muerte violenta de Raimundo Toledo, el empresario propietario de la gasolinera ubicada a la salida de la carretera de El Médano. Ayer, una mujer era detenida por su supuesta implicación en estos hechos, según desvelaron fuentes del Instituto Armado a la opinión de tenerife.

Debido al secreto del sumario sobre el caso, muy poco se ha podido conocer sobre el particular salvo que, al parecer, se trata de la propietaria de un turismo implicado en estos hechos.

Desde un primer momento los investigadores enlazaron el secuestro de una persona en la confluencia de las calles Enrique Wolfson con Horacio Nelson, con el cadáver que apareció en el maletero del turismo calcinado el pasado martes en el mirador de La Centinela, en el municipio de San Miguel de Abona.

Este caso, que llevan investigando de manera conjunta la Brigada de Homicidios del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaría Provincial de Santa Cruz de Tenerife y la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de la Comandancia de Santa Cruz de Tenerife, ha propiciado diversas reuniones y que a día de hoy sus integrantes estén plenamente volcados en las pesquisas. Una fuente relató a este diario que "el caso es muy importante como para permitirnos no detener en breve a los autores".

Las fuentes policiales apuntaron a que todas las sospechan de la autoría material giran sobre un conocido delincuente de Granadilla de Abona que tiene como firma "el emplear una violencia inusitada sobre su víctima, lo que lleva a que esta pronto acceda a sus pretensiones". Este maleante, que tiene un hermano cumpliendo condena en Tenerife II, se ha rodeado de un grupo de cómplices muy violentos a los cuales parece importarles poco la vida ajena.

Sin embargo, lo que sí dejaron bien claro es que probablemente a los delincuentes se les fue la mano y la víctima pereció cuando la torturaban, por lo que decidieron que lo más cómodo era desprenderse del cadáver del empresario.

Por lo que a las diligencias del Cuerpo Nacional de Policía respecta se ha podido averiguar que cuando se recibió la llamada alertando de un posible rapto en la capital tinerfeña varias dotaciones se trasladaron hasta el lugar de los hechos y hallaron un turismo con restos de sangre, aunque no el que era propiedad de la víctima, un Honda CVR de color rojo que fue arrojado al vacío y en cuyo interior se localizó el cadáver.

Los investigadores localizaron un domicilio muy próximo que posee cámaras, pero en un primer momento su propietario negó el acceso a las imágenes argumentando que los objetivos apuntaban hacia el interior del inmueble y no hacia la calle, algo que prohíbe la Ley de Seguridad Privada. Al parecer, los policías comprobaron que estas si apuntaban al exterior. Tras explicarle al dueño que para la resolución del caso sería de vital importancia el contar con los fotogramas y de que no iban a levantarle acta alguna, accedió a lo que los investigadores le solicitaban.

Anoche, las fuentes consultadas apuntaron que era previsible que se produjesen más detenciones en relación con este crimen, por lo que es más que probable que el caso quedase solucionado en breve.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine