El incendio en el que murió un militar quemó un manuscrito de García Márquez

Wladimiro Luis era coronel farmacéutico, médico, biólogo marino y periodista

12.12.2015 | 19:32
En un círculo Wladimiro Luis González, en la orla de su promoción de Psicología.

Todos coinciden en señalar la inteligencia y la capacidad de Wladimiro Luis González, de 72 años. Este hombre, que falleció en el incendio de su vivienda el miércoles en la calle Poeta Viana 21, tenía gran capacidad para el estudio, para hacer amigos y dejar huella allá por donde pasó. El fuego, que calcinó su domicilio, destruyó numerosos documentos, entre ellos un manuscrito de Gabriel García Márquez, según una de sus mejores amigas.

Un militar que no quiso revelar su nombre manifestó a la opinión de tenerife que "si Wladimiro se hubiese concentrado en una sola de sus seis carreras universitarias sería un premio Nobel". Wladimiro Luis había estudiado Farmacia, Biológicas, Periodismo, Psicología y estaba matriculado en Informática y Medicina. Era un hombre dotado para el estudio que cultivó tanto las Ciencias como las Humanidades.

Una de sus mejores amigas relataba ayer que "cada vez que iba de viaje aprovechaba para traer diferentes recuerdos del país que visitaba. Estuvo en bastantes ocasiones en África. Recuerdo de ver en su casa máscaras hechas por diferentes tribus africanas, libros dedicados a la brujería. En otro de sus viajes a México, trajo una colección de piedras preciosas. En la parte alta de la vivienda tenía una serpiente cobra disecada". Este mujer, compañera de su promoción de Psicología "lamentó el triste final de Wladimiro. Con él compartí grandes momentos". Lo que sí desmintieron con rotundidad todas aquellas personas contactadas por este diario fue que el militar padeciera Síndrome de Diógenes.

"Wladimiro era un cerebro privilegiado. Un genio. En su casa de tres plantas podías encontrar desde fotos del Che Guevara hasta vídeos, katanas traídas de Japón y réplicas de armas utilizadas por los musulmanes. Fue además, un estudioso de las enfermedades tropicales en Guinea Ecuatorial". Otro compañero suyo agregó: "Wladimiro había viajado por todo el mundo. Se hacía querer no solo entre todos sus subordinados, sino con los compañeros de las diferentes facultades".

En el incendio cuyas causas investiga la Policía Científica, murió asfixiado el perro de su propiedad y que fue localizado a su lado, en la tronja donde Wladimiro trató de buscar refugio antes de que las llamas le alcanzasen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine