ÚLTIMA HORA
Fallece un hombre tras caer desde unos 15 metros de altura en un aparcamiento en Guía de Isora

El parricida de Teror dice que la voz del diablo le ordenó matar a su madre

El hijo de la víctima, presunto autor, acabó con la vida de la anciana de 84 años a puñetazos

05.11.2015 | 12:15

La alcaldesa de Teror, Isabel Guerra en declaraciones a la cadena Cope Canarias, manifestó que Juan Carlos S. D., el presunto asesino de su madre, identificada como Mercedes D., de 86 años, a la que cuidaba y a la que supuestamente mató a puñetazos, le dijo al concejal de Parques y Jardines del municipio horas antes de su detención que "ayer escuché al demonio y maté a mi madre". La alcaldesa añadió que fue el concejal responsable del área de Parques y Jardines quien se topó con Juan Carlos S. D., "se lo encontró bastante abatido, con las manos en la cabeza y como aquí nos conocemos todos, le preguntó ¿qué te pasa Juan Carlos? Y éste le contestó que no estaba mi madre, ayer escuché al demonio y la maté".

Como se recordará Juan Carlos S. D., de 50 años, apodado El Chino, fue detenido sobre las 11:00 horas de la mañana del martes en la avenida Mesa y López de la capital grancanaria, tras revelar a esta persona que había acabado con la vida de su madre.

Una pareja de la Guardia Civil del puesto de Teror, tras recibir esta información, se personó en el domicilio familiar y pudo comprobar la veracidad de los hechos, por lo que se dio aviso al Equipo de Policía Judicial, que se hizo cargo de la inspección ocular. Como quiera que los investigadores sabían que el presunto parricida se encontraba en la capital grancanaria, los agentes se encaminaron hacia la zona por donde fue visto por última vez consiguiendo su detención.

La víctima y su hijo vivían en un domicilio del barrio terorense de El Álamo. El cadáver de Mercedes D. yacía en la primera planta del inmueble de la calle Monteverde.

Juan Carlos, El Chino, tenía problemas mentales y era un consumidor habitual de sustancias estupefacientes. De hecho, estuvo una temporada en un centro de desintoxicación en Madrid, de donde regresó hace cinco meses. El supuesto parricida se hizo cargo de cuidar a su madre, después de comunicar al Ayuntamiento de Teror, que rechazaba la ayuda a domicilio a la que tenía derecho. Sin embargo, otros familiares conocedores de la problemática de este hombre pidieron que continuara la atención domiciliaria. Sin embargo, el brutal homicidio que acabó con la vida de Mercedes D., lo impidió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine