Los vecinos de Bajamar acusan a 'okupas' del Hotel Neptuno de una oleada de robos

Los residentes denuncian que los problemas de inseguridad han aumentado desde hace unas semanas

04.10.2015 | 02:00
Estado que presenta una de las dependencias del antiguo hotel, llena de papeles y algún mobiliario.

Los vecinos de Bajamar acusan a los grupos de okupas que viven en el abandonado Hotel Neptuno del problema de inseguridad que sufre la localidad. Según apuntan los residentes, durante los últimas semanas se ha experimentado una nueva oleada de robos y allanamientos de morada en la zona, que algunos ciudadanos achacan a las personas que residen de forma ilegal en este edificio en ruinas, que fue emblema del sector turístico en el Nordeste.

Los residentes aseguran que durante determinadas épocas del año –que suelen coincidir con los meses de verano, cuando aumenta el número de personas que viven en este inmueble– los problemas de inseguridad en la zona se disparan. Uno de los vecinos, que reside en la calle Sol, indicó ayer que hace unos días incluso llegaron a entrar en su casa cuando la familia estaba durmiendo para sustraerle dinero, una tarjeta de crédito, un smartphone y varios billetes de lotería.

Sin embargo, aunque existen denuncias que manifiestan el problema de inseguridad que vive la zona, algunos vecinos no han querido poner en conocimiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad estos hechos.

Dos incendios

Durante los últimos años, incluso han tenido lugar en este espacio dos incendios, como consecuencia de la quema de papeles y otros materiales por parte de las personas que ocupan el interior del Neptuno.

Los vecinos no solo se quejan de la inseguridad, sino también de la poca salubridad que existe en el entorno de este edificio. Los residuos que se acumulan en los alrededores y el interior del Hotel atraen a roedores e insectos, que se alimentan de los desperdicios que generan los okupas que residen en el inmueble.

La decadencia del Hotel Neptuno comenzó hace ocho años cuando quebró y acabó subastado. El comprador renunció a explotarlo y desde entonces ha quedado en estado de abandono y ha sufrido saqueos y destrozos. Aún así, en 2010, tanto el edificio principal como sus 27 villas se pusieron a la venta, pero no hubo comprador.

Exigencias vecinales

Los vecinos han solicitado al Ayuntamiento de de La Laguna en múltiples ocasiones que tapie o derribe el edificio, debido a los problemas que ocasiona en esta zona costera del municipio. Sin embargo, al ser una propiedad privada, la actuación del Consistorio todavía no se ha llevado a cabo.

El Ayuntamiento apuntó en 2014 que tenía planes para tapiar el inmueble de forma subsidiaria. Sin embargo, el coste de esta acción debe ser asumido por el propietario del hotel, pero si no se hace cargo la administración podría llegar a embargar y subastar todo el complejo para saldar la deuda.

La última noticia acerca del futuro de este inmueble la adelantó la opinión de tenerife hace unas semanas. Un grupo empresarial ruso está negociando la compra de este antiguo hotel para rehabilitarlo y abrirlo al público nuevamente.

Pero por ahora, al no haberse llevado a cabo ningún cerramiento, el acceso a las instalaciones del hotel es sencillo y dentro todo lo de valor ha desaparecido. Tuberías, mobiliario y hasta las piezas de los baños son inexistentes, después de años de saqueamiento. Además, todo lo que no se ha podido robar esta destrozado.

Ante este panorama, un grupo de vecinos de Bajamar ha comenzado a recoger firmas para exigir al Ayuntamiento lagunero que se haga cargo de la situación y resuelva de una vez por todas un problema que dura ya ocho años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine