Una joven de 23 años acusa de agresión a un policía local de Arona

La denunciante y su novio relatan que fueron insultados por el agente que se apeó de su coche al grito de "gilipollas de mierda, tú no sabes con quién te metes, soy policía"

08.09.2015 | 23:03

Una joven de 23 años, identificada como Y. L. D., y su novio interpusieron el pasado 29 de agosto una denuncia en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Playa de las Américas, donde acusaban a un agente de la Policía Local de Arona, franco de servicio, el cual supuestamente no solo insultó a la pareja, sino que además tras sujetarla por el cuello, la derribó al suelo, produciéndole una serie de lesiones, según el parte médico que acompaña.

Los hechos sucedieron cuando la denunciante salía de cenar con su novio de un restaurante de la zona de El Camisón. Este hombre, de 32 años dejó el lugar a bordo de su motocicleta, mientras que su pareja lo hizo en su coche. En el momento de incorporarse a la vía, otro vehículo ocupado por C. A. S. M., de 45 años, le reprochó la maniobra efectuada, comenzando a vociferar toda clase de insultos a la vez que tocaba el claxon. Lejos de finalizar el presunto acoso, la siguió por lo que la muchacha decidió parar para indagar tal actitud.

Según reza la denuncia, C. A. S. M., al cual acompañaba otro varón se encaró y comenzó un rosario de insultos impropios de un agente de la autoridad tales como "gilipollas de mierda, subnormal", "tú no sabes con quien te metes muchacha, soy policía local", a la vez que le dio una cachetada en la boca. Ante ello la joven lo empujó por el pecho, momento en que C. A. S. M., supuestamente la agarró por el cuello, cayendo finalmente al suelo, produciéndole una serie de lesiones y dolores en brazos, piernas y cabeza. Su pareja al advertir la agresión dio la vuelta y trató de defender a la muchacha, empujando a uno de ellos. La contienda finalizó cuando varios espontáneos intervinieron y separaron a las partes.

Minutos después llegaron varios indicativos de la Policía Local, a los cuales la pareja solicitó que practicasen la prueba de impregnación alcohólica a ambos individuos, ya que al parece mostraban claros síntomas de embriaguez. Sin embargo, no realizaron tal prueba, ya que tras tomarles los datos, los dejaron marchar. Los novios pidieron explicaciones sobre lo sucedido y los agentes argumentaron que como no lo habían visto circulando no procedía prueba alguna. La denunciante escuchó a dos de los funcionarios policiales hablar entre ellos "los van a dejar ir y yo no puedo hacer nada".

Este diario se puso en contacto con la muchacha y manifestó que había varios viandantes, testigos de los hechos, los cuales grabaron toda la actuación. Este vídeo obra en poder de la denunciante que lo aportará como prueba ante el órgano judicial competente.

La víctima relató estar muy disgustada con este comportamiento policial al tiempo que agregó que "la verdad es que he movido cielo y tierra esta semana porque se que me enfrento a un luchador con ventaja". La víctima tiene una entrevista con el concejal de Seguridad Ciudadana de Arona, Juan Sebastián Roque, para pedirle que abra una investigación interna sobre estos hechos. Fuentes de la Jefatura de la Policía Local de Arona señalaron que el denunciado ese día había salido con su mujer, embarazada y un matrimonio amigo a cenar. El agente está destinado en la sección de tráfico donde lleva varios años y que se trata de un buen policía del que no se tiene constancia de que sea una persona problemática. Además, señalaron que el funcionario está de baja ya que supuestamente recibió un golpe en la cabeza con el casco que portaba el novio de la muchacha y que le produjo una brecha.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine