La Guardia Civil detiene a tres personas por supuesto tráfico de armas en el Sur

Uno de ellos es un coleccionista que poseía 19 rifles y pistolas

05.09.2015 | 02:20

La Guardia Civil de Playa de las Américas detuvo a tres personas, todas de nacionalidad española y residentes en los municipios de Arona y Adeje, como presuntos autores de los delitos de tenencia ilícita y tráfico de armas en el marco de la operación Naranjero en la que se investigaba la tenencia y venta ilegal de armas de fuego.

Este es el resultado de la investigación llevada a cabo por la Benemérita a mediados del mes de agosto cuando un vecino alertó de que en el interior de su finca había un arma de fuego, junto a otros efectos entre los que se encontraban munición, varios pasamontañas y algunas armas blancas, según informó la Guardia Civil en una nota.

Posteriormente, los agentes comprobaron que el arma era un subfusil ametrallador de los que usó la Guardia Civil en los años 70, y que pese a hallarse registrado como inutilizado, había sido modificado y se hallaba en disposición de hacer fuego real, y también estaba dotado de cargador y munición.

A partir de ese momento, se dispuso la coordinación necesaria entre varias unidades de la Guardia Civil con el objeto de recabar datos de interés, y se descubrió que el último titular fue detenido por delitos de tráfico y tenencia ilícita de armas.
Tras la investigación, la Guardia Civil pudo certificar que esa persona era un conocido coleccionista de armas del sur de Tenerife, y tenía los conocimientos y habilidades necesarias para modificar armas que habían sido inutilizadas y prepararlas para estar nuevamente en disposición de hacer fuego real.

Además, los agentes lograron localizar un segundo subfusil en el domicilio de un familiar del coleccionista, de iguales características, rehabilitado de la inutilización y dispuesto para disparar.

Asimismo, la Benemérita supo que el coleccionista, titular de 19 armas de fuego, vendió ilegalmente a terceras personas un revólver inutilizado así como dos rifles y dos escopetas de caza, todo ello tras proceder a realizar un rayado de los números de serie para evitar conocer su procedencia en el mercado negro. Al parecer, el propietario de las armas acudía a Zaragoza donde llegó a adquirir algún arma de fuego. No obstante, los investigadores sospechan que alguna otra persona con conocimiento suficiente para manipular armas de fuego, podría haber colaborado con los detenidos. Por todo ello, se procedió a la detención de otros dos implicados en estos hechos por los delitos de tráfico de armas y tenencia ilícita de armas. Señalar que el juez de guardia de Arona ordenó la puesta en libertad de los detenidos, dado que al parecer no encontró indicios suficiente de delito.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine