La juez pone en libertad con cargos a la nuera de la mujer muerta de inanición

El hijo de 39 años permanece en prisión provisional por un delito de homicidio

02.09.2015 | 03:54
El hijo de la fallecida, Ramón A. L., actualmente en prisión, y su mujer, N. G., en libertad con cargos.

La titular del Juzgado de Instrucción nº 4 de Santa Cruz de Tenerife decretó ayer la puesta en libertad con cargos de la nuera de Ana Delia A. M., la mujer de 76 años, que murió por inanición, tras ser dejada a su suerte por su propio hijo, José Ramón A. L., de 39 años, actualmente en prisión provisional, comunicada, sin fianza, bajo el cargo de un presunto delito de homicidio por estos hechos. Los hechos ocurrieron en el bloque 16 del barrio de Los Gladiolos, en la capital tinerfeña y la mujer pesaba en el momento de su fallecimiento 25 kilos. Cuando los agentes entraron en el domicilio hallaron a la mujer desnutrida, rodeada de ulceraciones y con restos de heces hasta en las paredes del inmueble. A tenor del primer informe pericial, el hijo supuestamente se aprovechó de la pensión de la finada a la cual dejó morir lentamente. Tanto el hijo como la nuera no dejaban que los vecinos, que preguntaban como estaba la mujer a la cual no veían hacía tiempo, se acercaran hasta el domicilio para interesarse por el estad de salud. La Policía Judicial continúa con las diligencias ampliatorias hacia el resto de la familia, un hijo varón y una hija, para averiguar por qué no se interesaron por ella, con lo cual podrían surgir nuevas imputaciones. Aunque otras fuentes señalaron que la hija si acudió en alguna ocasión al domicilio de su hermano. Puestos en contacto con la gabinete de prensa de la Comisaría Provincial, desde el mismo manifestaron que el caso se encuentra bajo secreto, ya que ha sido la propia Policía Judicial (Grupo de Homicidios) quienes han solicitado a la juez tal medida. Además, los vecinos se preguntan donde estaban los servicios sociales municipales que debían de conocer estos hechos, ya que tanto el hijo de la fallecida como su nuera acudieron en alguna ocasión a la asociación de vecinos Los Candiles, en Los Gladiolos a solicitar ayuda alimenticia. Lo que pasaba en esta vivienda nadie lo sabía, el detenido y su pareja se mantuvieron durante años herméticos con la situación de la anciana, a pesar de que los vecinos le preguntaban pero no la dejaban ver a nadie.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine