Detenido 'Cabeza de Perro' en Añaza en un importante despliegue de la Unipol

Este violento delincuente, de 25 años, se rodea de una guardia pretoriana que le avisa de la presencia policial

27.08.2015 | 13:30

Un violento delincuente, conocido policialmente como alias Cabeza de Perro, fue detenido en la mañana del martes por efectivos de la Unipol, que no escatimaron en medios, cuando se había refugiado en su barrio de Añaza, en Santa Cruz de Tenerife.

Francisco Javier H. B., de 25 años, estaba reclamado por tener seis causas pendientes por varios robos con violencia. Además, se le achaca su participación en otros cinco delitos graves, según la Policía Local de la capital tinerfeña. El problema para su detención radicaba en que este violento delincuente se rodea de un guardia pretoriana –en el argot policial,machacas–, quienes se encargan de alertarle o dar el agua cada vez que hace acto de presencia cualquier cuerpo policial.

Sin embargo, la Unipol, apoyada por la Unidad de Menores, decidió que era hora de acabar con las andanzas de este individuo, que posee un amplio historial delictivo. Sobre las 13:00 horas del martes, los funcionarios policiales detectaron la presencia de Cabeza de Perro en el barrio de Añaza. Se encontraba en un paseo interior entre las parcelas de viviendas de este barrio, acompañado por una quincena de personas. De manera discreta, los agentes, entre los que se encontraba un grupo de paisanos, se distribuyeron en los alrededores y cortaron las vías de escape que podría utilizar el ahora arrestado. Entre ellas estaba el acceso a su domicilio.

Un coche patrulla hizo acto de presencia en el recinto y Cabeza de Perro trató de huir y refugiarse en su casa, pero fue detenido en la zona conocida como paseo La Pinocha. Este joven era buscado intensamente en las últimas semanas por estar reclamado por seis juzgados al estar vinculado con varios robos con violencia y por participar en otros cinco delitos graves. En el momento de su apresamiento ofreció resistencia aunque no dañó a los agentes. Una vez reducido fue trasladado a un centro de salud y, posteriormente, a dependencias policiales detectándose en ese momento otros asuntos delictivos en los que pudiera estar involucrado, de hecho la Brigada de Homicidios del CNP quería interrogarlo, dando cuenta de todo ello a la autoridad judicial pertinente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine