Arrestados los agresores de una joven en la fiesta del Polvo de Barranco Hondo

Se trata de dos varones, uno de 18 años y otro de 16 P Son vecinos de Añaza y Santa María del Mar

01.08.2015 | 00:01
Imagen de la boca de la joven, tomada poco tiempo después de la agresión.

La Guardia Civil ha detenido a los agresores de la joven de 21 años que perdió varias piezas dentales tras ser golpeada con una botella en la plaza de Barranco Hondo, en el municipio de Candelaria, durante la fiesta del Polvo, una agresión que fue denunciada y publicada en la opinión de tenerife al día siguiente de producirse el brutal ataque.

Los presuntos agresores, que fueron arrestados el pasado martes, son dos varones. Uno de ellos de 18 años, vecino del barrio de Añaza, y un menor de 16 y vecino de Santa María del Mar. Ambos han sido acusados de un presunto delito de lesiones, según informaba ayer el Instituto Armado.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 14 de julio, cuando la joven que reside en La Laguna, fue agredida brutalmente con una botella, sufriendo la pérdida de varias piezas dentales y cortes en la lengua y labios.

La detención de los agresores se produjo tras las investigaciones realizadas por la Benemérita y después de tomar declaración a varios testigos que presenciaron los hechos. Las diligencias instruidas han pasado a disposición del Juzgado de Güímar.

La mujer, que recibió el impacto de una botella por parte de otro joven, perdió gran parte de sus piezas dentales en ambas mandíbulas –como se observa en la imagen que acompaña a esta información–, teniendo que ser atendida primero en el centro de salud de Candelaria y, posteriormente, derivada al Hospital de Nuestra Señora de la Candelaria.

En la denominada Fiesta del Polvo, se congregaron aquella noche unas 3.000 personas y aunque en su momento la familia de la víctima denunció que no se había previsto ningún plan de seguridad por parte del Ayuntamiento de Candelaria, como es preceptivo cuando se realiza un acto público en el que se prevé la asistencia masiva de público, desde la corporación local en los días posteriores señalaron que sí se había activado dicho plan que, sin embargo, tal y como matizaron, el dispositivo de seguridad estaba diseñado para responder a unas previsiones de afluencia de un millar de personas. La cifra de asistentes se triplicó. Desde el propio Ayuntamiento se indicó también que la fiesta había concluido alrededor de las 00:00 horas, por lo que el dispositivo de seguridad policial, Protección Civil y de Policía Local se levantó entonces.

Pese a que esa era la hora en la que finalizaba la fiesta para el Ayuntamiento, lo cierto es que varios centenares de jóvenes continuaron en la zona con las celebraciones y la música de unos ventorrillos, sin que hubiera ya presencia policial. Además, la familia denunció que tampoco se dio aviso a la Guardia Civil sobre tal acontecimiento por si eran necesarios recursos de apoyo ante una congregación de personas que superó las expectativas.

En aquella fiesta se produjeron diversas reyertas, hasta que el ambiente se caldeó de tal manera que los propios organizadores decidieron suspender la música para calmar los ánimos y desalojar la plaza.

La joven fue agredida entre las tres y las cuatro de la madrugada y tuvo que ser trasladada en el vehículo particular de una de sus amigas dado que no había presencia policial ni sanitaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine