Tres menores heridos, uno de ellos grave, tras caerles parte del techo del Balneario

Los jóvenes, que estaban en el interior del recinto abandonado, se encuentran fuera de peligro

05.07.2015 | 03:29
Rescate de los jóvenes heridos en la zona del derrumbe en el Balneario.

Tres menores resultaron ayer heridos, uno de ellos de gravedad, tras caerles encima parte del techo del Balneario. Los jóvenes, de 17 años, accedieron al edificio que se encuentra abandonado en la Autovía de San Andrés, junto al barrio de María Jiménez, a primera hora de la mañana. Los tres menores sufrieron traumatismos de diferente consideración aunque se encuentran fuera de peligro.

El Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) del Gobierno de Canarias recibió una llamada en torno a las 07:00 horas alertando de que se había producido el derrumbe parcial del Balneario de Santa Cruz y de que había varias personas atrapadas bajo los cascotes. El 112 activó de inmediato los recursos de emergencia. Los Bomberos del Consorcio de Tenerife también acudieron al lugar y se encargaron de rescatar a los tres afectados. El personal del Servicio de Urgencias Canarias asistió a los heridos y los trasladó en las ambulancias desplazadas al lugar hasta el Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria. En el hospital se localizó a sus familiares ya que se trata de tres menores.

Mientras tanto, efectivos de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife y también agentes de la Policía Nacional y personal de seguridad de la Autoridad Portuaria colaboraron con los servicios de seguridad y emergencias, sobre todo en materia de tráfico. Los agentes municipales de la capital, que levantaron acta del suceso, atribuyen a una temeridad de los jóvenes lo sucedido, aunque en principio descartan que hubieran pasado la noche en el interior. Se da la circunstancia de que, en unas primeras valoraciones, los menores dieron a los policías declaraciones contradictorias sobre lo ocurrido.

Responsabilidad

José Manuel Bermúdez, alcalde de Santa Cruz, se interesó desde primera hora de la mañana por el estado de los tres jóvenes y confirmó que, a pesar de la gravedad de los hechos, no se teme por sus vidas. El regidor recordó, en declaraciones a la opinión de tenerife, que este edificio es "responsabilidad del Gobierno de Canarias". Su propuesta para el inmueble es que se derrumbe si no puede conservarse en condiciones de seguridad. De no actuar de forma inmediata, al menos deberá asegurarse de la manera adecuada para que no suponga un peligro para los viandantes que pasan a diario por esta zona, tanto para caminar como para hacer deporte. Además, aseguró que el Ejecutivo regional debe blindar el edificio para que nadie pueda acceder al interior. Mañana lunes, el mismo José Manuel Bermúdez pedirá ante la Junta de Gobierno Local que se exiga al Gobierno autónomo que asegure el edificio "adecuadamente" además de que aclare "qué previsiones tiene para el inmueble en el futuro".

Entre las opciones que se barajan, la que más apoya el alcalde es la de convertir este espacio en un gran centro de salud para los vecinos de Anaga, un servicio que solo se ofrece en parte en la Casa del Mar. En el espacio que resulte sobrante cabrían varias "instalaciones deportivas y de ocio", según plantea el alcalde.

De espacio de ocio a zona en ruinas

El Balneario de Santa Cruz, el lugar donde cientos de santacruceros humildes acudían a veranear, ahora ya no es sino un recuerdo para los que pudieron disfrutar de este espacio. Está completamente dejado a su suerte, tanto por dentro como por fuera. Ahora que se ha demostrado que su total descuido supone un verdadero peligro con el derrumbe que se produjo ayer, solo queda que las administraciones tomen cartas en el asunto. El inmueble es responsabilidad del Gobierno de Canarias, a pesar de que el Ayuntamiento de Santa Cruz ha exigido que se le dé un uso municipal, para el disfrute de los vecinos. Antes de pertenecer al Ejecutivo regional formaba parte de las propiedades del Estado en el municipio, al encontrarse en zona portuaria.

Pero los años pasan y el tiempo solo empeora su situación. Las ideas que se han plasmado pasan por convertirlo en un residencia para mayores, en un centro de salud y, la que más ha sonado, en volver a darle la vida que lo hizo grande hace décadas dotándolo de instalaciones deportivas y de ocio. El Balneario es un edificio que se estrenó alrededor de 1930. Su cierre definitivo se produjo en 1992, aunque dejó de usarse como centro vacacional en los años 80. Cientos de niños aprendieron a nadar allí, tanto en la piscina como en la playa aledaña.

La valoración que hace el Ayuntamiento es que el inmueble será prácticamente imposible de recuperar. Así lo asume el alcalde y el que hasta hace un mes era edil de Urbanismo, el socialista José Ángel Martín. Aun así, la responsabilidad recae en el Ejecutivo regional, como también le ocurre al recinto que ocupa el Parque Viera y Clavijo o el Cuartel San Carlos. Para el primer espacio, aun no se ha encontrado una solución, y para el segundo, aun se trabaja en su rehabilitación para convertirlo en sede de oficinas de la Comunidad Autónoma, como los Servicios Jurídicos o la Viceconsejería de Acción Exterior.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine