Un trabajador del vertedero de Arico se topa con el cadáver de un bebé en una bolsa

El operario pensó que era una muñeca pero cuando movió los restos vio que lo que sobresalía eran los dedos de un recién nacido

28.08.2013 | 02:20
Trabajadores separan la basura en el complejo de tratamiento de residuos de Arico.
Trabajadores separan la basura en el complejo de tratamiento de residuos de Arico.

El empleado del complejo medioambiental de Arico que el pasado sábado descubrió lo que creía era una muñeca no salía de su asombro. A través de una bolsa rota sobresalían unos dedos de lo que parecía una muñeca. Cuando el hombre tiró de estos descubrió con horror que se trataba del cuerpo de un bebé, concretamente de un varón de raza blanca. De inmediato corrió a avisar a sus compañeros y estos a la Guardia Civil, quienes corroboraron el hallazgo.

Ahora, el Equipo de Policía Judicial del Instituto Armado de Granadilla de Abona, apoyado por sus compañeros del grupo de delitos contra las personas de la Comandancia de Santa Cruz de Tenerife, investigan el macabro hallazgo, que se produjo el pasado sábado hacia las 19:00 horas, cuando los trabajadores encargados de la separación y clasificación de basuras en el complejo observaron en la cinta transportadora una bolsa con un contenido que les pareció extraño y al abrirlo encontraron el cádaver de un recién nacido.

El cuerpo había sido transportado en un camión de basura orgánica. Estaba desnudo y, según las fuentes de la Benemérita, se corresponde con el de un recién nacido. Fue trasladado al Instituto de Medicina Legal para practicarle la autopsia, indicaron fuentes del Instituto Armado, y de esta manera poder determinar las causas del óbito. Será el forense el que determine si el bebé nació muerto o su fallecimiento fue premeditado, lo que podría cambiar la acusación.

Los guardias civiles, como primer paso, rebuscaron entre la basura con el fin de determinar la procedencia de la bolsa, ya que en función del camión se puede saber donde recogió los residuos y de esta manera acotar el municipio donde se depositaron los restos. Además, la localización de alguna prenda u otro tipo de vestigio como, por ejemplo, un medicamento podría ayudar a reconstruir el itinerario del vehículo. Así es posible determinar si alguna parturienta pudo haber dado a luz y hacerlo sin ayuda y en su domicilio.

Esta tarea, según las fuentes de la Guardia Civil consultadas ayer, se presenta muy difícil. No obstante, los agentes mantienen el aviso a todos los centros hospitalarios de la Isla, ya que la única posibilidad de dar con el paradero de la madre es si esta se presentase ante un servicio médico.

Segundo caso

Esta es la segunda vez que aparece un bebé en el vertedero del PIRS de Arico. El primero de los casos también ocurrió en los meses de verano, al poco tiempo de su inauguración. Sin embargo, en esta ocasión los agentes de la Guardia Civil sólo lograron determinar que el camión de la basura donde aparecieron los restos correspondían al que hace la ruta del área Metropolitana.

Otro feto de un bebé fue abandonado también en el planta de tratamiento de residuos de La Guancha hacia finales de los años noventa y en este caso tampoco se pudo detener a su madre.

Grave fue también el hallazgo del cadáver de un feto en una tarjea en La Camella, en Arona. El cuerpo del niño, en este caso, no se había formado completamente, por lo que logró atravesar todas las rejas que normalmente impiden que el agua arrastre piedras o cualquier otro objeto. El cuerpo quedó finalmente en un rebosadero. El bebé pesaba alrededor de un kilo y medio. La Policía Judicial de la Guardia Civil de Playa de las Américas se hizo cargo de las diligencias y en esta caso se logró determinar que la madre era una menor que se había quedado embarazada de un hombre casado.

Un suceso sonado fue la localización en marzo de 1998 del cadáver de una recién nacida en un vertedero en Garafía, La Palma. Fue una pareja que recogía alimento para sus cabras los que encontraron una bolsa rota. Al acercarse a ella comprobaron que había el cadáver de una niña, parcialmente quemado y que presentaba algunos golpes.

La Policía Judicial de la Guardia Civil de Los Llanos de Aridane se hizo cargo de las pesquisas. Sin embargo, a pesar de que la investigación fue ardua y dura tampoco lograron dar con la madre. Aquí la dificultad estribaba por un lado en la numerosa colonia de hippies que vivían en la zona de Santo Domingo, Briestas o Las Tricias, lo que complicaba aún más las pesquisas. Y por otro, el hecho de que la basura no se recogía diariamente, sino un día determinado a la semana. Por estas fechas, era el viernes.

Los guardias civiles llegaron a sospechar sobre una mujer extranjera que unas semanas antes había adquirido en una farmacia de Tijarafe un medicamento que servía como abortivo. Pero tampoco se pudo dar con su paradero.

Sin embargo, el caso más sonado fue la detención en julio pasado de una mujer que metió el cadáver de un bebé que había dado a luz, en el congelador de la vivienda que habitaba de alquiler en La Camella.

La mujer fue identificada como Mayte F. G., de 33 años, natural de Los Realejos, que fue detenida a las 00:30 horas por la Guardia Civil de Las Américas. La supuesta parricida confesó que había dado a luz hacía un mes en su casa y que se trataba de un varón. Era de noche y estaba sola cuando comenzó a tener contracciones. No supo como reaccionar y lo único que se le ocurrió fue meter al recién nacido en una nevera. Sin embargo, Mayte F. G., no fue capaz de precisar si el bebé nació muerto o lo dejó en el congelador con vida.

La mujer vivía con dos de sus hijas y compartía la casa con su novio hasta que hace unos meses se separaron y el varón abandonó la vivienda. Ella no tenía trabajo y se dedicaba a la limpieza de casas de forma esporádica.

La mujer quedó en libertad con cargos tras prestar declaración ante el titular del juzgado de guardia de Arona que instruyó el caso.

Según informó en su momento el Consistorio de Arona, el bebé fallecido era el tercer hijo de la mujer. El cuerpo sin vida del bebé fue descubierto por un sobrino de los propietarios del apartamento de La Camella que Mayte F. G. había alquilado por un año. Eran cerca de las tres de la tarde cuando iba a comenzar la limpieza de la vivienda. Al descongelar la nevera se topó con el cuerpo del bebé que aún tenía el cordón umbilical.

Sucesos

México pierde la esperanza de hallar con vida a las víctimas del terremoto

México pierde la esperanza de hallar con vida a las víctimas del terremoto

La norma oficial mexicana considera que tras 72 horas no es posible que una persona sea rescatada....

Dos atracadores asaltan a un invidente en Puerto Santiago y le quitan 1.300 euros

Según relató el vendedor de la ONCE a los policías locales de Santiago del Teide dos individuos lo...

Piden más vigilancia en zonas rurales ante el robo de aguacates

El Gobierno de Canarias ha solicitado a la Delegación del Gobierno que incremente la...

Vende un móvil a un amigo y como no se lo paga lo denuncia por falso robo

Agentes de la Guardia Civil del puesto de La Orotava, instruyen diligencias en las que investigan...

La Policía Nacional apresa a un camello en Las Américas con cocaína y heroína

Agentes de la Policía Nacional detuvieron en Arona, a un hombre identificado como S. I. F.,...

Enlaces recomendados: Premios Cine