ÚLTIMA HORA

Los guardias civiles del ´caso Botavara´ asaltaban a traficantes en sus casas

Cuatro de los agentes, en prisión por el caso de la droga de El Cotillo, se niegan a declarar ante la magistrada

25.05.2013 | 01:11
Dos de los guardias civiles llegan a los Juzgados en un coche policial ante un gran despliegue de seguridad.
Dos de los guardias civiles llegan a los Juzgados en un coche policial ante un gran despliegue de seguridad.

Los guardias civiles encarcelados por su presunta implicación en la red de tráfico de drogas en Fuerteventura asaltaban casas cubiertos con pasamontañas y con chalecos oficiales del instituto armado sin existir causa judicial ni disponer de autorización para ello. Los agentes elegían los domicilios de pequeños traficantes y tras intimidarlos se quedaban con la droga que guardaban.

Cuatro de los cinco agentes que se encuentran en la prisión de Estremera, en Madrid, comparecieron ayer ante la juez titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1, Nuria Anora Carmona, aunque se acogieron a su derecho constitucional de no declarar. Se dio la circunstancia que Oscar Zein, abogado de uno de los agentes detenidos, presentó en el Juzgado de Guardia una denuncia contra la citada jueza al considerar que no le permitieron acceder a su defendido.

A los agentes detenidos se les imputan 11 delitos: contra la salud pública, pertenencia a organización criminal, delito de robo con fuerza, delito contra las garantías constitucionales, falsedad en documento oficial, delito de torturas, lesiones, amenazas, detención ilegal, omisión del deber de perseguir delitos y extorsión.

Los guardias civiles José T. C. M., Yeray M.A., Sergio V. R. y David D. P. llegaron a los Juzgados de Puerto del Rosario en dos vehículos de la Benemérita fuertemente custodiados por varios coches más y por numerosos agentes.

Los detenidos fueron introducidos en el interior de los garajes para evitar que fueran captados por los medios de comunicación que esperaban la llegada. Sin embargo, no tuvo el mismo tratamiento el joven Elías P. P., que está acusado de apuñalar a una mujer alemana en El Castillo, y que acudió a la misma hora a los Juzgados que los guardias civiles y que fue sacado a la vista de todos del furgón policial de la Benemérita.

Los agentes apresados están implicados en la Operación Botavara, una red organizada de trafico de drogas que actuaba no solo en Fuerteventura sino en Lanzarote. De los cinco guardias que se encuentran en prisión, ayer solo comparecieron cuatro, ya que el otro miembro se encuentra encarcelado en una prisión de Sevilla y declaró mediante viodeconferencia.

El citado caso de corrupción en el seno de la Guardia Civil de Corralejo se ha saldado hasta el momento con la detención de 22 personas, de las que 21 se encuentran imputadas y siete de ellas ingresadas en la cárcel. El asunto ha salpicado a diez agentes del instituto armado, cinco de los cuales se hallan en prisión mientras que otros dos están en libertad con cargos. Además, otros tres agentes han sido también imputados, mientras que dos vecinos de El Cotillo, Santiago S. R. M. y Eduardo G. C. continúan ingresados en el centro penitenciario de Lanzarote.

Rueda de reconocimiento

Los cuatro guardias civiles que ayer se negaron a declarar ante la juez Anora Carmona deberán regresar de nuevo a los Juzgados el próximo lunes para participar en una rueda de reconocimiento. La juez también ha citado a un agente del Cuartel de Corralejo apellidado Torres que " tenía relación con este grupo y que se encuentra imputado", señalaron fuentes judiciales. Más de una veintena de personas deberán desfilar por el edificio judicial para declarar sobre la trama de los agentes de la Guardia Civil.

Enlaces recomendados: Premios Cine