PDF
Posible caso de pederastia en Tenerife

El cuidador guardaba fotos de actos sexuales con internos

Las mayor parte de las imágenes habrían sido tomadas en una casa particular del acusado de abusos

 03:13  
Juanjo, uno de los cuatro denunciantes, ayer durante una entrevista con Antena 3.
Juanjo, uno de los cuatro denunciantes, ayer durante una entrevista con Antena 3.  la opinión

D. M.
SANTA CRUZ DE TENERIFE
J.C.G., el hombre denunciado por presuntos abusos sexuales a internos y ex internos de la Casa Cuna de Santa Cruz de Tenerife, guardaba en su ordenador abundante material fotográfico y vídeos de actos sexuales explícitos y poses de menores en ropa interior, en algunos de los cuales aparecerían estos chicos acogidos en la institución de Ofra donde el cuidador los habría captado. Así lo señalaron a este diario fuentes relacionadas con la investigación, que apuntaron que el material fotográfico es "más abundante" que el audiovisual. "Estaríamos hablando de más de un centenar largo de imágenes con relaciones sexuales de todo tipo, incluidas penetraciones y felaciones, o chicos posando en ropa interior o desnudos", señalaron estas fuentes, que precisaron que fueron encontradas en el ordenador de J.C.G., cuando éste fue detenido el pasado enero en una vivienda particular de la avenida de Venezuela de esta capital, y que todas fueron tomadas fuera de la Casa Cuna.

De no ser porque algunas de esas imágenes cayeron en manos de un compañero de este cuidador en la Casa Cuna, seguramente el caso no habría salido a la luz. De hecho, estas fuentes precisaron que al menos cinco testimonios de presuntas víctimas que habrían sido reconocidos en las fotos han rehusado dar detalles y denunciar. Los hay incluso que han alegado que las relaciones fueron consentidas. Los hechos ocurrirían durante más de dos décadas, primero dentro y luego fuera del Hogar Sagrada Familia, sin que ningún responsable detectara nada anormal. Por lo menos hasta que varias de esas fotos llegaron al otro educador, el pasado enero, al encontrárselas a su vez a uno de los chicos ingresados en el centro. Rápidamente lo comunicó a la dirección y elevó una denuncia contra J.C.G.

Trastornos psicológicos

Callar por "vergüenza" y "pánico" a las represalias es uno de los típicos síntomas de los graves problemas psicológicos que arrastran los menores que han sido víctimas de abusos sexuales, traumas que en algunos casos permanecen toda la vida. El silencio incluso puede convertirse en justificación, en el conocido como síndrome de Estocolmo. Éste es precisamente uno de los puntos comunes que han observado los investigadores en los testimonios de los al menos diez internos o ex internos de la Casa Cuna que han declarado en relación con el proceso contra J.C.G.. Ninguno habría hablado de esas relaciones con nadie, ni siquiera con su entorno más cercano. En algunos de ellos, ese entorno precisamente se circunscribía a la figura del cuidador que pudo valerse de ello para consumar las relaciones sexuales forzadas.

Las propias confesiones de uno de los cuatro denunciantes, Juanjo, a los medios de comunicación corroboran este miedo a confesar. "No podía decirle que no a las relaciones, pero tampoco podía hablar de ellas. Ni siquiera se lo dije a mi novia. Sentía temor y vergüenza de lo que estaba pasando. No se lo dije a nadie ni nadie habló de nada", señaló ayer el joven en una entrevista al programa Espejo Público, de Antena 3, siempre dando la espalda a la cámara. Juanjo, hoy con 27 años de edad, insistió a la cadena de televisión que tenía 12 cuando J.C.G. comenzó a engatusarlo, una relación que se mantuvo hasta justo la detención de este hombre el pasado mes de enero. El mismo Juanjo estaba en la casa cuando aparecieron los policías.

"Que yo sepa, nadie se dio cuenta en el centro. Había descontrol y, además, él tenía poder por su actividad sindical. Era calculador e iba poco a poco, evitando que pudieran verlo", explicó el chico, que confirmó otro de los aspectos que figuran en el sumario: J.C.G. les ofrecía cigarros y hachís como una de las fórmulas para írselos ganando. "Aparte de hacerme las fotos, de decirme que tenía contactos en agencias y que iba a ayudarme a cumplir mi deseo de ser modelo, me daba cigarrillos y chocolate [hachís en el argot de la calle]". Estos obsequios, dijo, empezarían a producirse cuando Juanjo tenía unos 13 años.

Tratamiento y bloqueos

El joven se encuentra ahora bajo tratamiento psiquiátrico y sufre bloqueos con su actual novia. Se considera heterosexual y denuncia que J.C.G. lo forzó a tener relaciones homosexuales bajo amenaza de que salieran a relucir las fotos comprometedoras que le había tomado. Los otros dos menores, aún ingresados en el centro, que han denunciado abusos por parte de alguien que también había sido como ellos, un niño acogido por la Casa Cuna, reciben asimismo apoyo psicológico, según ha confirmado el organismo que dirige el centro, el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS), adscrito al Cabildo de Tenerife.

Autorreproche

Esta desorientación es arquetípica de estos casos, por los que se termina sintiendo, además, confusión, tristeza, irritabilidad, ansiedad, miedo, impotencia, culpa y autorreproche, aparte de vergüenza, dificultad en las relaciones de apego, déficit en las habilidades sociales, aislamiento social, desconfianza hacia todos o, a veces, hasta hacia personas del sexo del agresor. Esto conlleva a su vez trastornos del sueño o de la alimentación, problemas educativos, fugas del domicilio, depresión o conductas autodestructivas.

Este trauma profundo es el resultado de un hecho al que la víctima no encuentra significado ni llega a darle incluso importancia, pero que experimenta como algo insuperable e insufrible, como una especie de tormento. Además, en este caso, del que se ocupa el juzgado de instrucción número dos de La Laguna, existe el agravante de los propios traumas ocasionados por el desamparo que conduce a estos chicos a instituciones como la Casa Cuna. "Se aprovechaba de nuestra falta de cariño. Al no tener padres, él intentó ocupar ese lugar para ganarse nuestra confianza", ha relatado Juanjo.

Los investigadores también ven un arquetipo compatible con la pederastia en la presunta actitud calculadora de J.C.G.. En su mayoría, se trata de varones que utilizan la confianza y familiaridad, o el engaño y la sorpresa, como estrategias más frecuentes para forzar a sus víctimas a satisfacer sus deseos carnales con menores. Los autores de abusos se valen de una posición de superioridad hacia chicos con edades entre los 8 y los 15 años de edad.

"No ha lugar"

El silencio de las supuestas víctimas es relevante a nivel judicial. Todos los casos que habrían ocurrido hace más de diez años prescribirían y no traerían como consecuencia, por tanto, sanciones penales de ningún tipo. Es la razón por la que la jueza titular del juzgado de instrucción número 2 de La Laguna, Celia Blanco, quiso archivar en abril el caso, informó Canariasahora.com.

Y consideró que ya había prescrito pese a la existencia de dos menores que aún permanecen en la actualidad en el Hogar Sagrada Familia de Ofra y que declararon haber sufrido abusos sexuales por parte del cuidador en los últimos años. El intento de carpetazo vino mediante una providencia, señaló el mencionado portal de información, en la que despachó el asunto en una línea: "No ha lugar por haber prescrito el delito".

Un recurso de la abogada de dos de los denunciantes, Natalia Domínguez, permitió que el caso siguiera su curso, si bien ayer por la mañana el Tribunal Superior de Justicia de Canarias se ponía en contacto con todas las partes personadas instándoles a no facilitar ninguna información de la investigación a los medios de comunicación, para proteger a las presuntas víctimas, algunas todavía con menos de 18 años.

  HEMEROTECA
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Suplementos

 
 
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
laopinion.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 

  

Aviso legal
 
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya