Muere electrocutada una joven en el bar de sus padres

Los hechos ocurrieron en el barrio aronero de El Fraile cuando la víctima, de 29 años, manipulaba un expositor

05.06.2008 | 00:22
El barrio de El Fraile, en Arona, quedó conmocionado durante el día de ayer con el fallecimiento de la joven Tania R.C. El barrio de El Fraile, en Arona, quedó conmocionado durante el día de ayer con el fallecimiento de la joven Tania R.C.

Una joven de 29 años perdía ayer la vida en un desgraciado accidente en el negocio familiar donde trabajaba, en Arona, según confirmaron fuentes cercanas al caso a La Opinión de Tenerife.
La joven, identificada como Tania R.C., se encontraba en el interior del bar El Ancla, sito en una transversal de la calle Montaña Las Pardelas, en el barrio de El Fraile, en Arona, cuando sobre las 16:30 horas aproximadamente, recibió una fuerte descarga en el momento en el que se encontraba manipulando un expositor, situado debajo de la barra, que le hizo caer desplomada al suelo.
En un primer momento fue atendida por sus familiares, mientras que poco después llegaban las primeras unidades médicas del Servicio de Urgencias Canario (SUC), cuyo personal tan sólo pudo certificar el óbito de la víctima, que pudo fallecer debido a una parada cardiorrespiratoria.
Tanto la Policía Local de Arona como el Equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Las Américas hicieron acto de presencia, al tiempo que ponían los hechos en conocimiento del titular del juzgado de guardia de Arona, que decretó el precinto del local. Asimismo, comparecieron un inspector de Trabajo y un técnico de Seguridad Laboral.
El cadáver fue levantado por orden judicial y conducido hasta el Instituto de Medicina Legal para la práctica de la autopsia y de esta manera poder determinar las causas reales del óbito.
Hoy está previsto que un técnico desmonte la pieza del mostrador para comprobar su estado y verificar dónde pudo estar el fallo. El fallecimiento de Tania R.C. causó una gran conmoción entre el vecindario, donde su familia era ampliamente conocida al llevar el negocio más de veinte años abierto al público.

Pero esta no fue la única muerte por electrocución, ya que el martes otra mujer perecía de manera similar en un negocio de autolavado en Valle Gran Rey, en La Gomera. En torno a las 18:00 horas del martes la joven se encontraba lavando un vehículo de la empresa con una máquina de agua a presión cuando recibió una descarga eléctrica que presuntamente le produjo la muerte. Cuando los servicios sanitarios del municipio acudieron al lugar de los hechos la víctima ya había fallecido. Se está a la espera de que se realice la autopsia para determinar las causas del fallecimiento.
En el lugar se personaron miembros de la Policía Local y de la Guardia Civil del puesto de Valle Gran Rey que procedieron al precinto del local y al traslado de la máquina a dependencias policiales para hacer las investigaciones pertinentes.
El entorno laboral de la víctima se encuentra muy afectado por lo sucedido y recuerdan lo "buena chica" que era la fallecida y lo buena madre que era para sus tres hijos pequeños. Fue el marido de la víctima quien encontró el cuerpo de su mujer ya fallecida en el lugar de los hechos.

Enlaces recomendados: Premios Cine