16 de mayo de 2018
16.05.2018

La falta de vitamina D y terapia hormonal amenaza a las canarias con menopausia

Las mujeres isleñas poseen niveles inferiores de la sustancia que las nórdicas, pese a la abundancia de sol, y menos del 3% recurre al tratamiento, bajo la media estatal

16.05.2018 | 03:11
La falta de vitamina D y terapia hormonal amenaza a las canarias con menopausia

Más dinero para atención primaria

  • El presidente del XV Congreso Nacional de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia, el ginecólogo Domingo Madera, aprovechó la presencia del consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, José Manuel Baltar, en la inauguración del evento para reclamar "más presupuesto para atención primaria, incluso reduciendo la especializada, porque la tarta es la que es y no la podemos multiplicar". A su juicio, "el deterioro de la sanidad seguirá a pasos agigantados mientras la atención primaria no funcione y prevenga correctamente, así que falta dotar de más recursos materiales y personales". Además, Madera apostó por reformar la formación de los médicos: "La gente desconoce la menopausia a causa del gran abandono del tema, pero la esperanza de vida seguirá subiendo y las mujeres vivirán la mitad de su existencia en el climaterio". A.C.

La escasez tanto de vitamina D como de terapia hormonal entre las mujeres canarias durante el cese de la menstruación suponen dos factores de riesgo para sufrir los síntomas del proceso fisiológico femenino, o incluso padecer algunas patologías asociadas al envejecimiento, alertaron diversos profesionales sanitarios durante el XV Congreso Nacional de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), que se celebró hasta el sábado en el Auditorio Alfredo Kraus de la capital grancanaria con la participación de medio millar de personas.

Paradójicamente, lugares soleados como España y Canarias presentan niveles inferiores de vitamina D, que el cuerpo humano obtiene mediante la exposición a los rayos ultravioletas, que los países nórdicos, recordó el catedrático de Medicina en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (Ulpgc) y responsable de la Unidad de Metabolismo Óseo del Hospital Universitario Insular, Manuel Sosa, a cargo de investigaciones sobre la sustancia durante los últimos años en diversas colectivos. "Los alumnos de Medicina de la Ulpgc, gente joven, sana, con conocimientos y toda la disponibilidad de sol del mundo, una población ideal para tener niveles óptimos (30 nanogramos por mililitro de sangre), sorprendentemente, tenían niveles bajos porque se pasaban el día de puertas adentro y no sintetizaban la vitamina D mientras que, curiosamente, Noruega, Islandia, Finlandia, Dinamarca o Suecia no presentan déficit porque saben que no tienen sol y fortalecen sus alimentos", resumió Sosa, también director del grupo de osteoporosis y metabolismo mineral del Instituto Universitario de Investigaciones Biomédicas y Sanitarias.

Actualmente, el especialista en Medicina Interna analiza la vitamina D en las mujeres con menopausia en función de su actividad física "para tratar de demostrar que aquellas que se mueven deberían presentar mejores niveles". Aún pendiente de publicación, el estudio avanza resultados provisionales en sintonía con el informe Previcad del Grupo Español para el Estudio de la Vitamina D, dirigido por Manuel Quesada, que concluyó la alta prevalencia del déficit de la sustancia entre las pacientes posmenopáusicas y osteoporóticas no tratadas tras categorizar a las usuarias de hospitales y centros de salud de diversos puntos del Estado por su exposición a la luz solar.

En opinión de Manuel Sosa, "la insuficiencia de vitamina D es un factor de riesgo para tener otras patologías, aunque todavía faltan estudios con evidencias, pero ya hay ciertas sospechas de que los niveles bajos aumentan el riesgo de sufrir un cáncer, sobre todo, de colón".

Dieta y ejercicio

Por tanto, "hay que ir a lo sencillo, si puedes obtener un beneficio con una actividad sana y gratis como salir a caminar 10 minutos al sol, más no, fuera de las horas centrales (antes de las 11.00 horas y después de las 17.00), por melanomas, no tienes que tomar fármacos, máxime en Canarias cuando disponemos de este clima", concluyó el catedrático de la Ulpgc tras añadir una dieta equilibrada a la recomendación de ejercicio al aire libre.

Sin embargo, el principal consejo realizado desde el XV Congreso Nacional de la AEEM trata sobre la administración de la terapia hormonal para paliar los síntomas de la menopausia, sobre todo los sofocos, el insomnio o la sequedad vaginal, tras la vinculación del tratamiento con el cáncer de mama en el "sesgado" informe Women Health Iniciative (WHI, 2002), insistió el presidente del comité organizador del evento, Domingo Madera, que calificó el documento como "un destrozo para todas las mujeres del mundo". Al aval científico otorgado a la terapia hormonal por las principales sociedades ginecológicas, siempre bajo prescripción médica, el ginecólogo grancanario añadió la posterior confirmación administrativa, ya que el sistema nacional de salud incluyó el tratamiento en su cartera de medicamentos el pasado año.

"Ahora falta que los profesionales de la salud cambien el chip, pero no hablo de ginecólogos, sino de médicos de atención primaria, enfermeras, matronas o farmacéuticos, todo ese personal que declaró la guerra al tratamiento por desconocimiento y confundieron a las mujeres, inconscientemente, destruyeron nuestra labor", lamentó Madera antes de considerar que "la obesidad es mala y, probablemente, produce más cáncer que la terapia, y es falso que las hormonas aumenten de peso, se engorda por comer más, con dieta y ejercicio no hay que tenerlas miedo". Con el presidente del XV Congreso Nacional de Menopausia coincidió el farmacéutico comunitario Bartolomé Domínguez del Río, que calificó de "fundamental" la terapia hormonal para aliviar los síntomas del proceso y mejorar su calidad de vida de las pacientes.

Tras el científico y administrativo, "el único aval que falta es el cultural, tanto el profesional sanitario como la paciente tiene que saber que ya no hay que sufrir los síntomas de la menopausia, se pueden paliar perfectamente, y que la terapia hormonal no es un enemigo, sino la primera indicación", subrayó Domínguez del Río. Si la prescripción del tratamiento no alcanza el 5% de las mujeres con menopausia en España, desgraciadamente, la dispensación en Canarias resulta inferior a la media estatal, "incluso por debajo del 3%", lamentó el farmacéutico antes de confiar en que la convención marque "un punto de inflexión".

Bajo el lema Mejorando por ti, el XV Congreso Nacional de la AEEM continúa estos días con otras ponencias sobre la influencia de la alimentación en la genética, la disfunción sexual femenina, la violencia de género en la menopausia o los cuidados en las mujeres mayores de 65 años. Casi 500 profesionales sanitarios continuarán con el principal encuentro estatal sobre la menopausia, que se celebra cada dos años, hasta el sábado en el Auditorio Alfredo Kraus de la capital grancanaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine