12 de abril de 2018
12.04.2018

'Da Quiet Gang' entra en escena

Tres jóvenes canarios que decidieron seguir formándose fuera de las Islas han decidido crear un colectivo con el que aspiran a ser referentes en el panorama del hip hop de habla hispana

11.04.2018 | 23:07
'Da Quiet Gang' entra en escena

Lejos queda aquella fiesta de barrio organizada en el número 1520 de la Sedgwick Avenue, en el Bronx neoyorquino, donde DJ Kool Herc decidió innovar con sus vinilos y sembró la semilla de lo que ahora se conoce por Hip Hop. Este movimiento artístico ha ido evolucionando y expandiendo su genoma, desde sus inicios en los ghettos norteamericanos a principios de los años 70 hasta llenar recintos, copar portadas y reclutar millones de seguidores. Ha alcanzado la repercusión que en anteriores décadas se reservaba para géneros como el Pop y el Rock. Pero en contra de la vox populi, el elemento principal para producir arte no es el talento. Por delante se encuentran, excepto para los iluminados por la gracia del enchufismo, el trabajo, la constancia y el sacrificio. Tres conceptos que conocen bien desde Da Quiet Gang.

Un colectivo formado por tres tinerfeños que, hartos de los contratos basura y de planes educativos alejados de lo que buscaban, decidieron emigrar de Canarias. Javier Guijarro cursa un grado en Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid, Dei Mengíbar estudia un diploma de producción musical en la Escuela Sonopro Barcelona y Daniel García emprendió un viaje al Reino Unido en busca de trabajo, y lo encontró en un restaurante londinense llamado City Social. Al proyecto se sumaron dos compañeras de carrera de Guijarro; Águeda Villaverde y Elena Suárez, provenientes de Santiago de Compostela y Oviedo respectivamente.

No se trata de un grupo únicamente musical, pues son Guijarro y Mengíbar los que se encargan de crear las canciones. García trata de hacer llegar a Londres este sello con labores de publicidad y marketing, mientras que Villaverde y Suárez también realizan trabajos de imagen, diseño y grabación y edición de videos. Mengíbar destaca que "somos cinco personas con nuestros puntos fuertes y que tratamos de explotar conjuntamente". Para Guijarro es fundamental que el grupo tenga "una visión de 360 grados" y que el proyecto no esté centrado solo en los temas. Por ello, ve "fundamental" la labor que realizan García, Villaverde y Suárez.

García afirma que ha observado que en Londres hay una gran oportunidad para expandir el sello: "La música urbana está teniendo una repercusión enorme en la ciudad. Se respira cultura en las calles y cualquier punto de la urbe es adecuado para exponerse".

Lejos entre sí, pero ubicados en tres focos urbanos enormes donde las calles, plazas y parques respiran Hip Hop. Se citan cuando el ajetreado ritmo de vida les permite. De hecho, los tres canarios han vuelto a Tenerife durante unos días para grabar algunos videos y revivir viejos momentos.

"Javi y yo nos conocimos por nuestros padres, pero recuerdo que fueron nuestros gustos musicales lo que nos unió y nos hizo hacernos amigos", rememora Mengibar. Fue el rapero Eminem quien sirvió de nexo entre los dos imberbes. Guijarro afirma que el artista estadounidense "fue un referente para nosotros. El primer rap que escuché fue de Em. Lo mismo le pasó a Dei y seguramente esa fuera la causa inicial por la que nos empezamos a llevar bastante bien".

Cómo surge 'Da Quiet Gang'

Mengíbar explica que pese a que su primer trabajo musical juntos fue hace unos años, hasta hace unos meses no se dieron cuenta de que les fascinaba el resultado de lo que producían en grupo. "Fue fruto de unos cuantos temas cuando pensamos que sería una gran idea crear un colectivo", destaca el joven creador.

La letra de cada canción es un acercamiento a los sentimientos más arraigados a los artistas, que afirman no etiquetarse en conceptos y temas concretos. "Al fin y al cabo escribiremos y haremos beats según lo que sintamos en ese momento", razona Guijarro. Por ello, no dudan en acercarse a otros ritmos y combinarlos con el rap " Da Quiet Gang habla de situaciones que nos ocurren en nuestro día a día y que son equiparables a las historias que pueda tener cualquier persona", sentencia David Mengíbar.

Pese a esto, afirman no olvidar los orígenes del movimiento artístico del que llevan nutriéndose desde la infancia. Un género que nace de un sector discriminado de la población, callado y reprimido, que quería manifestarse y criticar a la sociedad racista y clasista norteamericana del siglo XX, y lo consiguieron a través del arte. Mengibar piensa que "hay que renovarse, sí, pero sin olvidarnos de dónde venimos. Entendemos que también es necesario criticar cuando vemos que las cosas no funcionan como deberían".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine