11 de abril de 2018
11.04.2018

La autopsia revela que Timofeev murió estrangulado tras golpearle la cabeza

El acusado del homicidio del marido de su expareja en Arona cubrió con bolsas la cabeza de la víctima para evitar que manchara su coche

11.04.2018 | 01:01
La autopsia revela que Timofeev murió estrangulado tras golpearle la cabeza

El jefe del Servicio de Patología Forense del Instituto de Medicina Legal (IML) de Santa Cruz de Tenerife, Francisco Javier González, y el patólogo forense Ángel Luis Pérez Martínez revelaron ayer en el procedimiento que juzga a Eugeniu Berezenko por un delito de homicidio agravado con alevosía, que Andrey Timofeev, de 60 años, "murió por asfixia mecánica provocada por un estrangulamiento con el que se fracturó el hueso hioides y el asa mayor izquierda del cartílago tiroides". Además, ambos facultativos señalaron que la víctima sufrió diversos golpes en la cabeza, en concreto en el lado izquierdo donde se apreciaron tres zonas de hematomas por contusiones compatibles con puñetazos.

Los peritos forenses expusieron ante un Tribunal del Jurado en la Sección Quinta de la Audiencia Provincial las conclusiones del informe de la autopsia que le practicaron a la víctima, asesinada el 27 de noviembre de 2014. Lejos de confirmar los detalles que apuntó el lunes el joven moldavo Eugeniu Berezenko, los médicos del IML señalaron que en la cara del fallecido no se hallaron signos de haber sufrido manotazos o señales que evidenciaran un intento por parte del acusado de impedir que la víctima le agrediera, como dijo. Además, a preguntas de la fiscal, Berezenko negó que hubiera golpeado en la cabeza a Timofeev, una versión que en la autopsia se desmiente al haberse señalado diferentes hematomas con distintos grados de profundidad en el lado izquierdo de la cabeza.

Los forenses, como los facultativos del Instituto Nacional de Toxicología, señalaron que el cadáver de Timofeev fue hallado cubierto con bolsas y una manta, mientras que la cabeza fue cubierta por una bolsa a la que se le dio dos vueltas con un rollo de cinta de embalar transparente. La fijación con la que se cubrió la cabeza "era muy fuerte" y las evidencias señalan que fue colocada en una fase perimortem.

Los investigadores señalaron que el acusado manifestó que había envuelto la cabeza en una bolsa "para evitar que se manchara su coche" con los fluidos sanguinolentos que salían del fallecido por la boca y los orificios de la nariz". Esos fluidos son típicos de una muerte por asfixia, dijeron los médicos, ya que una de las consecuencias de la misma es el enema pulmonar, es decir, el encharcamiento de los pulmones.

Los guardias civiles adscritos a la Unidad de Criminología encontraron restos de ADN de la víctima en el coche del acusado y ocho huellas palmares del acusado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine