01 de febrero de 2018
01.02.2018

Condena al SCS por la muerte de una joven con epilepsia tras darle una mala atención

31.01.2018 | 23:51

El Servicio Canario de Salud (SCS) deberá pagar 52.774 euros a una familia de Fuerteventura por la muerte de una paciente con epilepsia a la que no realizó todas las pruebas que necesitaba para diagnosticar de forma adecuada sus problemas. El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 6 de Las Palmas de Gran Canaria considera probado que durante los años que la paciente fue atendida por distintos servicios de la sanidad pública, desde el momento de su nacimiento, se realizó un mal diagnóstico de su patología además de que existió descoordinación entre quienes la examinaron y quienes lo trataron.

La joven acabó muriendo a los 21 años en su casa. El fallecimiento de la joven se produjo en 2011, cuando tenía 21 años. Murió en su vivienda. El letrado considera en su sentencia que la coordinación asistencial fue insuficiente ya que, dado la gravedad del caso, hubiera requerido de una más atenta, coordinada y personalizada. La juez considera al SCS responsable patrimonial de la muerte de la joven al quedar acreditado que se le hizo perder la oportunidad de tener un mejor diagnóstico de su enfermedad.

La sentencia, hecha pública por la asociación El Defensor del Paciente que ha asistido jurídicamente a la familia, entiende que se tenía que haber hecho a la joven una prueba diagnóstica concreta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine