Fin a diez años de lucha para ser español

Mou, que arribó a Canarias en 2007, logra frenar su expediente de expulsión y quedarse en Cáceres

10.11.2017 | 00:46
Fin a diez años de lucha para ser español

El maliense Moumine Kone, más conocido como Mou, recibió ayer la tarjeta que le acredita ser familiar de un ciudadano de la Unión Europea (UE), lo que le ha hecho legalizar su situación en España. La entrega la realizó el subdelegado del Gobierno en Cáceres, José Carlos Bote, que también firmó la revocación de su orden de expulsión, por lo que podrá quedarse a vivir en la capital cacereña de forma legal y "hoy" dormirá "tranquilo", según él mismo dijo al recibir el documento.

Con este acto se pone fin a un largo proceso que ha mantenido al joven de 34 años en una situación irregular y se evita su expulsión del país. Kone arribó a España en 2007 a través de Canarias y en 2008 llegó a Cáceres. Un año después se le retiró el pasaporte y se decretó una orden de expulsión al no contar con papeles. En 2010 solicitó por primera vez arraigo y se le denegó, al igual que al año siguiente, por lo que en 2012 decide solicitar asilo al Ministerio de Interior, un trámite que finalmente se le deniega en 2017. Entonces es cuando decide, junto a su pareja cacereña, iniciar una recogida de firmas en un plataforma digital para evitar su expulsión.

En mayo entregó en la Subdelegación del Gobierno en Cáceres más de 139.500 firmas recopiladas a través de Change.org, así como un recurso de reposición dirigido a la Comisión Interministerial de Asilo y Refugio de la mano de su abogado, para solicitar que se paralizara la orden de expulsión de España. Fue entonces cuando se empieza a impulsar y promover la resolución de su caso y, desde Subdelegación de Cáceres, se consigue que se le devuelva la documentación que estaba en Comisaría para que pueda registrarse como pareja de hecho, lo que, a su vez, le daría pie a poder solicitar la tarjeta de familiar comunitario.

"Ahora Mou reside en Cáceres con todas las de la ley", subrayó el subdelegado del Gobierno que ha agradecido la labor de los trabajadores de la administración que han impulsado la resolución de este caso. Mou está "agradecido", "feliz" y, todavía, "incrédulo" de que su situación se haya legalizado y "no" quiere pensar en lo que ha pasado en todos estos años. Su deseo ahora es "vivir con tranquilidad" junto a su pareja y conseguir de nuevo algún trabajo como cuidador de personas mayores o cocinero, que era a lo que se dedicaba antes.

Llegó a través de Mauritania en una patera a las costas de las Islas tras cuatro días "sin comer ni beber" y sin saber nadar, según relató.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine