12 de octubre de 2017
12.10.2017

Los seísmos de La Palma se deben a una "pequeña intrusión de magma"

La entrada de lava se produce a 20 kilómetros de profundidad

12.10.2017 | 00:43
Los seísmos de La Palma se deben a una "pequeña intrusión de magma"

El enjambre sísmico que se produjo el pasado fin de semana en la zona de Cumbre Vieja, en la isla de La Palma, es compatible con una "pequeña intrusión magmática en profundidad". La directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, María José Blanco, aseguró ayer que existe consenso entre los científicos al afirmar que el origen de los terremotos no es tectónico. Se deben a la entrada de magma a 20 kilómetros de profundidad, algo que ahora habrá que analizar. "Ahora mismo aventurar una evolución futura no se puede hacer", asumió la experta.

La directora del IGN no dudó al desvincular de forma tajante la actividad sísmica que se ha producido esta semana tanto en la isla de Gran Canaria como en la zona sur de Tenerife. Se tratan, aseguró, de acontecimientos "que no tienen nada que ver" y que simplemente han coincidido en el tiempo. "Lo que haremos será intensificar la vigilancia tanto en tierra como en mar para estudiar la posible evolución de este fenómeno", sentenció. Según recordó María José Blanco, no se han producido (hasta última hora de la tarde de ayer) nuevos terremotos importantes lo que implica que la situación se ha normalizado.

La viceconsejera de Seguridad del Gobierno de Canarias, Blanca Pérez, aseguró tras la reunión del comité científico convocada por el Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por riesgo volcánico en la Comunidad Autónoma de Canarias (Pevolca) que los datos que arrojan los expertos son de "absoluta tranquilidad". Además, aseguró que no están preocupados por la sismicidad que se ha producido estos días en La Palma y sí "ocupados" estudiando su evolución. En cualquier caso, se ha pronosticado un escenario "de baja peligrosidad a corto plazo". Pérez argumentó ayer que ya se están estudiando los datos proporcionados por los diferentes organismos implicados por lo que se han movilizado todos los medios al alcance de la comunidad científica para estudiar un fenómeno que "no se daba en La Palma desde hacía 27 años".

El enjambre sísmico comenzó en la zona de Cumbre Vieja, en La Palma, el pasado sábado. El primer temblor de magnitud mayor a 1,5 se registró a las 09:27 horas del sábado con una magnitud de 1,6 y a una profundidad de 22 kilómetros. El segundo que expone el IGN se produjo unas horas más tarde, a las 14:03 del mismo sábado, pero esta vez con una magnitud superior que alcanzó 2,7. Desde ese momento se han producido en torno a 300 terremotos, de los que solo se han localizado una cuarta parte. El lunes la actividad sísmica cesó casi totalmente, aunque de forma aislada se han producido temblores que nada tienen que ver con el enjambre sísmico del fin de semana pero sí que mantienen a los expertos pendientes de las estaciones de mediciones.

De hecho, según confirmó el portavoz del IGN en Canarias, Ithaiza Domínguez, el pasado mes de mayo, tal y como adelantó la opinión de tenerife, el IGN amplió sus estaciones de medición en La Palma para incrementar su presencia en la zona y recabar datos con mayor precisión, variedad y certeza. A toda esta nueva instrumentación se une una nueva estación sísmica que se colocó el lunes tras el enjambre del pasado fin de semana y dos nuevas que se instalarán durante los próximos días. Nunca La Palma ha estado tan vigilada desde el punto de vista sísmico. El IGN ha enviado durante esta semana dos equipos a la zona para realizar las mediciones. En caso de que alguna estación falle siempre estará el apoyo del resto. Además, se cuenta con instalar al menos una antena GPS, más las cuatro que ya funcionan, y realizar diferentes campañas de medición donde se incluye la observación de las aguas subterráneas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine