03 de octubre de 2017
03.10.2017

Pendientes del interior del Teide

El Instituto Geográfico Nacional realiza un estudio para conocer el sistema hidrotermal del centro de la Isla, desde Las Cañadas a Pico Viejo. En 2018 se conocerán los resultados

03.10.2017 | 02:38
Pendientes del interior del Teide

El Instituto Geográfico Nacional (IGN) no para de trabajar. Acaban de publicar un vídeo donde se expone el trabajo que acaban de terminar en el Teide. Han realizado una nueva campaña para conocer el sistema hidrotermal del centro de la Isla, desde Las Cañadas hasta Pico Viejo. Los resultados se cotejarán con el resto de intervenciones que ponen en marcha los investigadores de forma regular en la zona. En 2018, cuando se puedan comparar, se podrán conocer las conclusiones de lo que ocurre bajo la montaña más alta de España.

Según expone Anthony Finizola, volcanólogo de la Universidad Isla de La Reunión, en Francia, se ha realizado "un gran trabajo para conocer el sistema hidrotermal de todo el complejo del Teide, incluyendo las calderas". Este proyecto, en cualquier caso, ha permitido "identificar la extensión lateral del sistema hidrotermal" cuya particularidad, matiza el experto, es que no se trata de un sistema redondeo como sí ocurre con otros volcanes. "Es un sistema muy alargado, con siete kilómetros" de largo por "tres" de ancho. A esto se une que no solo está el Teide como punta de salida del magma si no que el denominado Pico Viejo provoca que su extensión sea también alargada.

Por su parte, Víctor Villasante, volcanólogo del IGN, resumió el contenido del estudio en la caracterización "a gran escala" del sistema hidrotermal del centro de la Isla, así como los límites estructurales que controlan la circulación de fluidos. Las campañas de campo que estudian el sistema hidrotermal del Teide "tienen su expresión en varias zonas de fumarolas y de alteración hidrotermal" que se han monitorizado en tres zonas del cráter y en dos puntos en una ladera a una altura inferior. Se calculan parámetros como el flujo de CO2 o la temperatura.

El mismo Villasante asume que ya existen resultados de anomalías térmicas y que se han podido observar "pequeñas variaciones" pero hasta que no se repitan en diferentes campañas y se comparen resultados no se podrá dilucidar con exactitud si es algo cíclico, debido a la estacionalidad, o si hay que darle otro tipo de importancia.

De esta forma, aunque no será hasta 2018 cuando se acaben las campañas que se han fijado en este proyecto, dado que el IGN es el encargado de monitorizar el Teide, todo apunta a que se seguirá vigilando a través de estas medidas a la montaña. "La actividad hidrotermal produce una alteración de los materiales volcánicos en el subsuelo, los vuelve mas débiles mecánicamente y hay peligros de deslizamientos de laderas", concluye Villasante. "Casi todas las islas volcánicas han sufrido" estos deslizamientos por lo que son un "riesgo volcánico que hay que monitorear", sentencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine