Entrevista a Joseba Beloki

"La Vuelta debe volver a Canarias"

"A Chris Froome se le puede ganar, pero no ha habido fórmula a nivel organizativo de intentar cogerlo", comenta el exciclista profesional

02.10.2017 | 00:31
"La Vuelta debe volver a Canarias"

Joseba Beloki (1973) es una de las figuras más relevantes del ciclismo español. Tercero en los Tours de 2000 y 2001 y segundo en el de 2002, por detrás del estadounidense Lance Armstrong, el deportista guipuzcoano sigue desde la lejanía el ciclismo profesional aunque vinculado, de manera activa, al mundo de la bicicleta. Ayer estuvo en Tenerife para participar en la Cicloturista Loro Parque-Siam Park.

¿Qué es de su vida ahora que lleva diez años retirado del ciclismo profesional?

Prácticamente todo lo que hago sigue estando relacionado con el ciclismo. Trabajo en la revista Ciclismo a fondo y en radio, lo que me ayuda a seguir viviendo el ciclismo profesional aunque sea desde la lejanía. Tambien asesoro a chavales, algunos que ya están incluso en el campo profesional, con sus preparaciones. Y a nivel laboral monto proyectos, tengo campus, colaboraciones con algunas empresas de viajes... Todo relacionado con la bicicleta. Además, doy conferencias en las que puedo contar mis experiencias.

Y ahora en Tenerife para participar en la cicloturista Loro Parque-Siam Park.

Sí, aquí estoy, encantado de poder colaborar con esta cicloturista y disfrutar por unos días de la isla de Tenerife.

¿Qué virtudes tiene la isla de Tenerife para que los ciclistas profesionales la elijan a la hora de preparar carreras como el Tour, el Giro o la Vuelta?

La gente del ciclismo conoce la isla sobre todo por el Teide. Creo que esa es una parte técnica importante, ya que te da la posibilidad de entrenar en altura. Pero esa es solo una parte. Hay mucho más. La Isla ofrece muchas otras cosas. Me refiero a puertos duros que también ayudan al trabajo, además de subidas y bajadas que hacen que los ciclistas encuentren esa forma que vienen a buscar. Y sin ningún tipo de duda el clima. Aquí hace sol todo el año. Hay otros lugares en el mundo en los que también se puede entrenar en altura, pero que no son zonas habituales de las concentraciones de los ciclistas profesionales porque no llegan a ofrecer todo lo que en conjunto ofrece la isla de Tenerife.

¿Qué le falta a Tenerife para parecerse más a Mallorca en lo que a turismo ciclista se refiere?

Creo que en algunos aspectos, aunque lo desconozco, Tenerife puede estar por delante de Mallorca, pero también pienso que hay cosas de Mallorca que se pueden copiar aquí y dar un valor añadido al turista que viene a practicar ciclismo a Tenerife. Esta isla tiene sol todo el año, algo que Mallorca no tiene, y aquí llega el turismo británico y alemán, que es potencialmente el mismo de Mallorca. Con una mayor potenciación de las empresas de alquiler de bicicletas, convenios con hoteles y puliendo algunos detalles, como algo más de concienciación, aquí hay terreno suficiente para hacer un buen trabajo. No es un trabajo a corto plazo y seguramente llevará años lograrlo, pero se pueden hacer grandes cosas.

¿Cómo se ve el ciclismo profesional desde la barrera?

El ciclismo va cambiando poco a poco. Estamos hablando de un ciclismo mucho más mercantil, más dado a las multinacionales. Y cada vez es mayor la separación que existe entre los equipos del World Tour de otros, no ya contientales sino incluso profesionales. Para los grandes contratos, para los verdaderos protagonistas, está siendo muy bueno este cambio, porque los corredores están ganando muchísimo dinero, pero es mucha la diferencia. No estoy hablando de la igualdad salarial. Me refiero a que hay que luchar porque necesitamos sacar equipos para la base, porque la base tiene que pasar a algún sitio y si el salto es muy grande es más difícil darlo.

Se ha retirado Alberto Contador y algunos vaticinan un futuro muy negro. ¿Hay recambio en el ciclismo español?

Este cambio de ciclo tenía que llegar. Es cierto que lo que nos ha dado Contador es muy difícil que nos lo dé otro corredor; lo que nos sigue dando Alejandro Valverde, que espero vuelva pronto, muy pocos corredores lo pueden dar; lo que hizo Joaquim Rodríguez también fue increíble. Pero es verdad que Miguel Induráin se marchó y llegó Abraham Olano y el Chava. Después llegamos la generación de Carlos Sastre y yo... Y ahora son otros los que están ahí. Creo que corredores como Mas, De la Cruz o Jon Izaguirre casi están ahí y seguramente llegarán. Es cierto que la generación de Contador, Valverde y demás ha sido muy buena, pero por qué no pensar que la de ahora pueda llegar a ser mejor.

¿Cómo ve a Mikel Landa ahora que no está sometido a la dictadura de Chris Froome?

Mikel Landa es un ciclista especial. Creo que es un genio de la bicicleta. Pero también es verdad que en Astana, aunque le fueron bien las cosas, quizá no fue todo como él quería, y lo mismo le ocurrió en el Sky. Veremos ahora cómo le va en Movistar. Ahora tiene una oportunidad, espero que sea la definitiva. Ha tenido por delante a Fabio Aru, a Vincenzo Nibali y después a Chris Froome y a Geraint Thomas; y ahora va a tener de compañeros a Alejandro Valverde y a Nairo Quintana. Es un ciclista muy bueno, pero le falta dar ese último punch de jefatura. Ya tuvo la ocasión el año pasado en el Giro, pero se puso enfermo. Para mí es un corredor como la copa de un pino.

¿Es imbatible Chris Froome en el Sky?

A Chris Froome se le puede ganar. Las cosas como son. El problema es que es el ciclista más ordenado, es el ciclista más constante durante las tres semanas y a poco que tiene contrarreloj, por pequeña que sea, la aprovecha. Lo que pasa es que no ha habido fórmula, a nivel organizativo, de intentar cogerlo. Creo que Tom Dumoulin es un poco la alternativa, pero tampoco va a tener el equipo que tiene Sky. Ahí están Mikel Nieve, Stannard , Poels, Geraint Thomas, Moscon... pero al final el que llega primero es Froome. Sin duda, es más fácil cuando tienes mucho equipo. Pero en su día nosotros también teníamos mucho equipo y luego no éramos capaces de rematar.

Hay quien dice que Dumoulin es el nuevo Induráin.

Ni creo que sea comparable a Induráin ni creo que sea bueno ponerle ese sambenito, como en su día le pusieron a Olano. Cada ciclista es de una manera. Se parece a Induráin mucho. Posiblemente sea de los ciclistas que más se parezca a Induráin de los que ha habido estos últimos años. Pero también es verdad que el grado de competencia que tenía Miguel Induráin era el que era y ahora quizás tendría otro.

¿Es mejor el ciclismo de ahora, en el que todo está milimétricamente calculado gracias a la tecnología, que el de antes, donde se iba más por sensaciones?

Froome, Contador, Valverde... Nadie se deja nada al azar porque existe esa tecnología. Los coches de Fórmula 1 en la época de Alain Prost o Ayrton Senna tenían una telemetría mucho más limitada que la que existe ahora, en la que los equipos prácticamente pueden calcular lo que están haciendo sus rivales en tiempo real. En mis conferencias siempre pongo un ejemplo muy claro a raíz de algo que me ocurrió con un señor que me dijo que los niños de ahora son diferentes. No, los niños de ahora son iguales, pero viven en otro escenario, le dije. A lo que él me respondió que él tiraba piedras al tren para pasárselo bien. Ya, porque no había Playstation. Aquí pasa lo mismo. Te tienes que acomodar. La maquinaria, a nivel industrial, tiene tecnología y el operario se tiene que acomodar a esa tecnología. ¿Es mejor o peor? No lo sé. Son épocas. ¿Quién es mejor, Induráin o Froome? Pues no lo sé. ¿Quién es el mejor ciclista? No lo sé. Para mí el ciclista más agresivo fue Eddie Merkx, pero quizás tampoco tuvo la competencia que tienen ahora otros. No se puede comparar.

Pero también que es cierto que el debate entre los que están a favor del potenciómetro y los que no lo están está ahí.

A mí me dio mucha rabia cuando escuché a un ciclista profesional decir que había que quitar los potenciómetros y él entrenaba con potenciómetro. No tiene ningún sentido. Es como la emisora. Para mí la emisora es seguridad. Y punto. No podemos volver a la pizarra para las referencias. Esto es como volver al culote de lana. No tiene vuelta a atrás.

Después de la confesión de Lance Armstrong ya casi no se habla de dopaje en el ciclismo profesional. ¿Se ha conseguido frenar?

Lo que creo es que tal vez en su día se habló demasiado de dopaje. Si coges la historia del ciclismo, desde sus orígenes, solamente ha habido diez años malos en el ciclismo. Me pregunto si igual tampoco fueron tan malos esos años. La época de Miguel Induráin fue maravillosa. No había absolutamente nada. Y de la época nuestra parece que vamos a acabar todos en Proyecto Hombre, según lo que se ha escrito. ¿Se habló demasiado de dopaje durante esos diez años? Es la pregunta que me hago. En comparación a los controles que pasa un ciclista, en realidad los casos de dopaje han sido muy pocos. Y sobre la confesión de Lance no sé que pensar. Su proceso está ahí, pero qué hacemos si algún día él dice que todo fue un invento para la televisión. Nunca tuvo un control positivo y si no hay cuerpo, no hay delito. No tiene ningún sentido. ¿Se ha hablado demasiado de dopaje? Tal vez sí. No éramos tan malos.

¿Debe la Vuelta a España volver a Canarias?

Yo creo que sí y en breve. Además, conviene. Pero hay que aprovechar la ola. Y ahí os lanzo un guante porque creo que tenéis que aprovechar esa ola. Prácticamente el 80% del pelotón profesional viene aquí en algún momento a concentrarse al Teide. Que venga aquí la Vuelta supondría un salto importantísimo. No sé quién tiene las competencias, si es el Gobierno, el Cabildo o la Federación... Pero sería muy bueno para Canarias que venga aquí la Vuelta, y no solo por el turismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine