La prueba del algodón de los 'smartphones'

Detrás de cada móvil no solo hay una gran inversión en I+D+I, sino también una serie de pruebas rigurosas para asegurar su resistencia

30.09.2017 | 22:09
La prueba del algodón de los 'smartphones'

Cuando pensamos en la inversión que las grandes compañías hacen para crear sus nuevos móviles siempre nos viene a la mente todo lo relacionado con el diseño o con el desarrollo de nuevas tecnologías. Pero además hay una parte importante del I+D+I que va destinada a fabricar nuevos materiales más resistentes y duraderos. Y para conseguirlos hay que realizar unas intensas -y curiosas- pruebas de resistencia que garantizarán la fiabilidad del último teléfono de moda.

La compañía Huawei tiene en la ciudad china de Shenzhen su laboratorio de fiabilidad. Aquí realizan todo tipo de pruebas a sus dispositivos para asegurarse de que cuando salgan al mercado no solo no fallarán, sino que además la construcción y los materiales empleados los dotarán de fiabilidad y resistencia.

Los niveles de humedad y especialmente los cambios de temperatura afectan de forma significativa a los smartphones. Es por ello que uno de los principales test a los que son sometidos tienen que ver con esto. Una cámara estanca en la que se introduce el teléfono será la encargada de aumentar la temperatura hasta los 180ºC. La misma máquina aplicará al teléfono una temperatura de -90ºC. Durante esta prueba también se somete al teléfono a condiciones de humedad extremas que determinan de qué forma afectan estas condiciones a los dispositivos.

Los cambios de temperatura también inciden de manera importante sobre los teléfonos móviles por lo que la siguiente prueba es muy importante para comprobar la fiabilidad de los diferentes modelos. Una nueva máquina se encarga de medir esta variable. Con dos cámaras estancas, una a 80ºC y otra a -40ºC, una plataforma con el teléfono sobre ella se encarga de pasar de una cámara a otra verificando la resistencia a los cambios bruscos de temperatura. Además, pruebas de presión, caída, golpes, luz e incluso torsión sirven para verificar todos y cada uno de los modelos que van a salir al mercado. Y es que un teléfono con un problema de fiabilidad puede arruinar no solo el año fiscal, sino también la imagen de una compañía.

Cables y pruebas dobles

En ocasiones las pruebas de resistencia no son del todo concluyentes y por ello con ciertas partes del dispositivo, como los botones, se realizan diferentes pruebas para cruzar los datos. Las mismas máquinas que verifican la durabilidad de los botones de los teléfonos son las que se encargan de realizar el control de calidad en otros dispositivos con botones, como por ejemplo mandos a distancia de televisores, proyectores y dispositivos de audio.

¿A quién no se le ha roto el cable de carga en alguna ocasión? Tanto el cable como el cargador son dos elementos que sufren mucho con el uso diario. Por eso también son sometidos a diferentes pruebas de resistencia para intentar que, al menos, duren tanto como el teléfono. Pero hay que hacer una advertencia: no intente realizar estas pruebas en casa o muy probabemente se quedará sin móvil.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine