Un arquitecto tinerfeño ampliará el Centro de Congresos de Praga

El joven de 26 años, Bernardo García Morales, pertenece al estudio OCA Architects de Barcelona, ganador de un concurso que reformará el conocido edificio checo

19.09.2017 | 23:25
De izquierda a derecha: Hernán Lleida, Marc Subirana, Biel Susanna y Bernardo García Morales, integrantes de OCA Architects de Barcelona.

El joven arquitecto tinerfeño de 26 años Bernardo García Morales forma, junto a Biel Susanna, Hernán Lleida y Marc Subirana, el estudio OCA Architects de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), que ganó recientemente el concurso internacional de arquitectura convocado para ampliar el Centro de Congresos de Praga (KCP), en la República Checa.

El proyecto presentado por OCA Architects resultó ganador entre 76 propuestas y comprende la construcción de un edificio de 8.000 metros cuadrados, situado junto al Centro de Congresos actual, que incluirá un espacio para exposiciones de 5.000 metros cuadrados, un restaurante, una cafetería y diversas dependencias administrativas.

Bernardo García afirmó que "para un joven arquitecto de 26 años es todo un orgullo personal ganar un concurso de este tipo y, desde que uno termina la carrera, estar aquí en este momento solo se puede calificar como un sueño hecho realidad".

Nacido en Tenerife en 1991, Bernardo García empezó a estudiar en la Escuela de Arquitectura Técnica de Las Palmas de Gran Canaria, donde realizó los tres primeros años de carrera. Posteriormente solicitó un traslado de expediente a la Universidad Politécnica de Cataluña, en Barcelona, donde terminó la carrera en el año 2015 para realizar, al año siguiente, un Máster Internacional en Diseño de Proyectos Contemporáneos de Arquitectura.

Sin embargo, la experiencia profesional de Bernardo García data de sus años de estudiante en Canarias cuando viajaba a Tenerife durante los veranos y trabajaba en el estudio AMP Arquitectos,

Al trasladarse a estudiar a Barcelona, Bernardo García encontró trabajo en MBP Arquitectos, un estudio bastante reconocido en el que estuvo hasta que conoció a Josep Miàs, de Miás Arquitectos, el lugar que más le ha influido en su carrera profesional hasta ahora y en el que continúa colaborando al mismo tiempo que trabaja en su propio estudio, OCA Architects de Barcelona, junto a los que fueron sus compañeros de carrera: Biel Susanna, Hernán Lleida y Marc Subirana. "Desde que estudiábamos juntos ya habíamos participado en algún proyecto conjunto y, desde hacía tiempo, teníamos la idea de formar un estudio propio, y así lo hicimos", afirmó García.

Estos cuatro jóvenes arquitectos conocieron la convocatoria del concurso por Internet y, desde el principio se interesaron por él, tanto por su contexto y su presentación como por el hecho de que era un concurso anónimo, un elemento que beneficia a arquitectos jóvenes. Del total de las 76 candidaturas que se presentaron, OCA Architects pasó la primera ronda junto con otros cinco finalistas y el estudio continuó contactando con estructuristas e ingenieros de instalaciones para concretar la entrega del proyecto. "Al final nos quedamos muy contentos con el trabajo que hicimos, que resultó ganador del concurso", afirma orgulloso Bernardo García.

"Hasta ahora éramos un despacho de arquitectos muy jóvenes puesto que todos tenemos entre los 26 y 27 años pero el proyecto de Praga es lo más importante que hemos abordado hasta ahora, no solo por su envergadura, que ronda los 8.000 metros cuadrados, y con un presupuesto entre 15 y 30 millones de euros sino, también, por la importancia que tiene este edificio para Praga. Recientemente estuvimos allí hablando con muchas personas y parece que el edificio va a tener mucha importancia, tanto para la capital como para el país.

Las principales condiciones que estableció el Centro de Congresos de Praga para la presentación de proyectos al concurso fueron la construcción de un espacio de 5.000 metros cuadrados para la instalación de las exhibiciones de los congresos, respetando el edificio existente y, además, la rehabilitación del área circundante al edificio, que actualmente se encuentra en cierto estado decadente, dotándolo de nuevos equipamientos y facilidades para todo el barrio y para el distrito de Praga.

En este sentido, Bernardo García señala que "nuestra propuesta es muy sencilla y las principales características del proyecto, por las que creemos que ganamos, fueron que el edificio proyectado se eleva sobre el terreno lo que permite que todo el nivel de la calle fluya por debajo del inmueble, creando espacio urbano, aceptándolo, adaptándolo e, incluso, mejorando ese nuevo espacio".

Ademas, continúa "tuvimos la suerte de que nosotros incorporamos en el diseño algunas propuestas que precisamente fueron aspectos que el cliente requería inicialmente pero que no las había manifestado en el libreto de condiciones que nos entregaron. Este es el caso, por ejemplo, de un restaurante que el Centro quería incluir en la parte superior del edificio y que, nosotros, sin saber nada de esta demanda, lo incorporamos al diseño".

Las cifras del alcance de este proyecto lo dicen todo: 5.000 metros cuadrados libres para espacio de exposición, a lo que hay que sumarle despachos, instalaciones, servicios, corredores, etc, lo que eleva la superficie a unos 8.000 metros cuadrados construidos. Además de la parte expositiva y restaurantes, el proyecto cuenta con un hall de entrada, una cafetería publica, oficinas administrativas y, en los espacios públicos que surgen con la instalación del edificio, se ha previsto que tendrán lugar actividades que no están directamente relacionadas con el edificio, como mercados que se puedan montar y desmontar, actividades deportivas, etc.

Verano 2021

En relación a la puesta en marcha de las obras para la realización del proyecto, Bernardo García afirma que "en las reuniones que estamos teniendo con el cliente nos han dicho que quieren ejecutar el proyecto lo antes posible e inaugurarlo en el verano del 2021, y ya hemos hablado sobre plazos concretos de construcción, para lo cual ya nos hemos puesto en contacto con distintas ingenierías y estudios en Praga y poder cumplir con puntualidad estos plazos".

Este joven arquitecto tinerfeño manifesta que su intención es "continuar en esta línea por lo que nos estamos presentando a concursos internacionales y estamos pensando en cómo afrontar otro concurso en la República Checa, de similares características".

Paralelamente a su profesión de arquitecto, Bernardo García desarrolla una faceta artística como pintor y escultor, que según asegura, "es algo muy separado de mi actividad habitual, con procesos creativos y conceptuales muy distintos. Todo empezó simplemente porque me gustaba hacerlo y, poco a poco, se ha convertido en algo más serio, de modo que ya cuento con representantes en Tenerife y Barcelona, lugares donde ya he expuesto".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine