Salud

Canarias es la segunda comunidad con más negativas a donar órganos

Por primera vez, las Islas reflejan una de las mayores tasas de rechazo a ceder órganos para trasplantes, con siete puntos más que el resto de comunidades

13.08.2017 | 02:56

La Memoria de Donaciones de 2016 de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) refleja un dato sorprendente y excepcional sobre Canarias. A pesar de que el Archipiélago siempre ha sido una de las comunidades líderes en donación de órganos para trasplantes, el año pasado también figuró como la segunda con mayor tasa de negativas en la cesión de órganos y tejidos destinados a este fin. En este ranking se sitúa con un punto y medio menos por detrás de Galicia, la comunidad autonómica que más rechaza la donación de órganos, con un 26,8% de negativas familiares. Ambas cifran quedan lejanas del índice de la media nacional, que se ubica en un 15,6 %.

El Servicio de Coordinación de Trasplantes del Servicio Canario de Salud sigue este indicador atentamente con el fin de encontrar las causas de su incremento, para lo que requiere realizar un rastreo continuo durante los próximos cinco años. Este comportamiento singular de Canarias resulta impredecible cada año y no corresponde con la tendencia del País. La posible razón que plantea el equipo de trasplantes canario se encuentra en el turismo, ya que las entrevistas de consentimiento también se realizan a pacientes de otras nacionalidades o que no figuran como residentes en nuestro país.

Desde hace más de 20 años, España es el país líder mundial en donaciones de órganos, con tasas que superan en 12,4 donantes por millón de población (pmp) al segundo país que más dona, Portugal; y en 39,9 pmp a Grecia, que muestra el menor índice de solidaridad. Con respecto al resto del País, El Archipiélago canario también se caracteriza por ser una de las comunidades con mayor tasa de donantes anuales, con porcentajes superiores a la media nacional, que oscilan entre uno y tres puntos más. En 2016, las Islas Canarias mejoraron su récord con 98 donaciones de órganos, un 14 % más respecto al año anterior; así como, con una tasa del 46,7 pmp, lo que supone tres puntos superiores al conjunto de las comunidades autónomas. El dato corresponde con la conducta reflejada en años anteriores. En 2015, la tasa de las Islas llegó a 41,4 donantes por millón de población, 1,7 más que el total del Estado. Mientras que en 2014 el incremento también sobresalió de la media nacional con una tasa superior en 2,3 pmp.

A pesar de esta tendencia tradicional al alza, siempre por encima de la media española, por primera vez , las Islas también destacan por su aumento en negativas a favorecer la donación, hasta tal punto que se convierte en la segunda comunidad con más noes de España.

Además, este comportamiento anómalo para un territorio conocido por su compromiso social hacia la donación de órganos no supone un reflejo de la tendencia común, ya que en el resto del Estado las negativas familiares a donar órganos bajaron en 2016 hasta volver a los índices anteriores a 2014, un año en el que este indicador se incrementó hasta alcanzar un 17,9%. En 2016, la cifra se estabilizó hasta ser similar a la de épocas anteriores. En este sentido, Canarias refleja una nueva singularidad, ya que las negativas pasaron de un 22% en 2014, a un 13% en el año siguiente, y a un 25'7% en 2016.

Debido a que la pauta de este índice se muestra impredecible, encontrar las causas de este incremento también resulta difícil para la Dirección General de Programas Asistenciales del Servicio Canario de la Salud, de la que depende Coordinación de Trasplantes. Una de las explicaciones más lógicas se halla en nuestra población extranjera y no residente, según argumenta el coordinador autonómico de Trasplantes de Canarias, Vicente Peña. "Si descartamos a los extranjeros, la tasa de negativas familiares entre los canarios sería del 17% aproximadamente, lo que nos sitúa prácticamente en las tasas nacionales", explica el coordinador.

Este motivo también queda reflejado en la Memoria de Donación y Tejidos en Canarias. En 2016, los consentimientos familiares a la donación se materializaron en 135 entrevistas. De este total, un 73,2% accedió a la donación y un 26,6% se negó a ceder órganos o tejidos para su trasplante a otro paciente, dato extraído de la Memoria, que aumenta en un punto frente al calculo nacional.

Así mismo, de las negativas familiares, el 30,6% procedían de pacientes de otras nacionalidades o que no figuraban como residentes en nuestro país. De la misma manera, el 18,4% de los donantes reales de nuestra comunidad eran de otras nacionalidades. Ambos datos superan a la media nacional, ya que su índice de donantes extranjeros se sitúa en un 9,2% del total. Sin embargo, este baile de números no puede interpretarse como una causa real sobre la subida de rechazos a donar órganos, ya que por el momento no se ha realizado el mismo tipo de exclusiones en el resto de comunidades. Para ello, se requiere realizar un trabajo estadístico conjunto que refleje porcentajes de otros años.

Por otro lado, junto a las negativas, el Servicio Coordinador de Trasplantes también se enfrenta con las donaciones rechazadas. Es decir, aquellas que por contraindicaciones médicas no se consideran viables para llevar a cabo la operación quirúrgica. Como es lógico, este dato también ha aumentado en los últimos años, pero a un ritmo dispar comparado con el total de donaciones. Precisamente, desde que se creo la Unidad de Trasplantes en las Islas, 2016 fue el año que más consentimientos recibieron los diferentes centros autorizados de Canarias, con 147 donaciones potenciales por muerte encefálica. De este total, El 15,64% presentó alguna contraindicación médica, debido a enfermedad sistémica previa, o a factores de riesgo potencialmente transmisibles para el receptor.

Finalmente, se obtuvieron 98 donaciones efectivas de las que se extrajeron 286 órganos. Estas concesiones se integran en una complejo sistema de registro nacional, en el que las comunidades autonómicas trabajan conjuntamente a través de una perfecta coordinación, de la que todos los profesionales dedicados al trasplante parecen sentirse orgullosos. En un solo trasplante trabajan un centenar de especialistas sanitarios, a los que se unen profesionales de otros servicios públicos, como los cuerpos de seguridad. En Canarias la coordinación exige aún más implicación por su carácter insular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine