La sanidad canaria pagará 1,3 millones por fallar en un diagnóstico prenatal

17.07.2017 | 23:42

El Servicio Canario de la Salud deberá abonar 1,3 millones de euros a una madre portadora de una enfermedad genética por no haberla avisado de que las pruebas que le habían hecho durante el embarazo para descartar que su hijo la hubiera heredado estaban contaminadas y no eran fiables.

En una sentencia, el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 4 de Las Palmas de Gran Canaria condena al SCS a compensar a los padres del menor, por estimar que debido a su "falta de diligencia" deberán afrontar con su hijo las "consecuencias devastadoras" del síndrome de Lesch Nyhan. Se trata de una enfermedad rara hereditaria ligada a una mutación del cromosoma X, por lo que solo la desarrollan los varones.

Se trata de una mutación que priva al organismo de la enzima necesaria para metabolizar las purinas, por lo que el cuerpo acumula altos niveles de ácido úrico, provoca retrasos en el desarrollo psicomotor y suele llevar al paciente a morderse compulsivamente los dedos y labios, así como a autolesionarse de diferentes formas. Cuando se conoce que una madre es portadora, existen pruebas que pueden detectar durante el embarazo si el feto ha heredado o no esa mutación y si desarrollará o no la enfermedad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine