¿Sabías que cuando un toro mata a un torero se sacrifica a toda su familia?

La tradición en el mundo taurino obliga a deshacerse de la madre del astado y de toda su reata

19.06.2017 | 13:49
¿Sabías que cuando un toro mata a un torero se sacrifica a toda su familia?
¿Sabías que cuando un toro mata a un torero se sacrifica a toda su familia?

El fin de semana ha estado marcado por el fallecimiento del torero de origen gallego Iván Fandiño, tras recibir una cornada fatal en Francia y que lo convierte en el segundo diestro español que muere por esta causa en lo que va de siglo. El torero murió en el traslado en ambulancia entre Aire Sur L'Adour y Mont de Marsan, en el transcurso de los 33 kilómetros que separan ambas ciudades, tras no superar un segundo paro cardiaco y después también de sufrir un importante derrame interno.

En los concellos coruñeses en los que nacieron sus padres, emigrados a País Vasco, también se sucedieron ayer las condolencias. Abegondo y Oza-Cesuras decretan para hoy día de luto oficial y en el caso de Abegondo mañana habrá un minuto de silencio en recuerdo de Fandiño en el pleno.

La muerte de la familia de Provechito

El torero de Orduña, de 36 años, fue corneado mortalmente por el toro Provechito, número 53, negro de capa, nacido en marzo de 2013, y perteneciente a la ganadería de Baltasar Ibán. Sin embargo, lo que no todo el mundo sabe son las reglas de la tauromaquia; uno de sus ritos estipula que tras la muerte de un matador durante una corrida, el ganadero responsable del astado debe sacrificar a la madre del animal y toda su familia o reata, tal como se llama en el argot taurino.

Este hecho supone una gran pérdida económica para el ganadero, ya que los toros de lidia se obtienen tras una selección minuciosa. Deshacerse de toda la familia significa no poder vender los astados para ser toreados, así como el desprestigio hacia su casta, algo muy negativo en el supersticioso mundo taurino.

La última vez que se cumplió en España con esta tradición fue, precisamente, con la muerte de Víctor Barrios. La familia de Lorenzo, el astado que causó la muerte del torero, fue sacrificada aunque se da la casualidad de que la vaca madre (de nombre Lorenza) ya había sido ajusticiada días antes por cuestiones de edad.

Iván Fandiño, "una pérdida muy importante para el toreo"

Los primeros compañeros de Ivan Fandiño han comenzado a llegar a la capilla ardiente instalada en el tanatorio de Amurrio (Álava) para dar el ultimo adiós al maestro y mostrar sus condolencias a la familia. Pasadas las nueve de la mañana han entrado a este tanatorio, instalado en las afueras de la localidad alavesa de Amurrio la esposa, los padres y la hermana de Fandiño.

Al lugar se han ido acercando también algunos de los compañeros de profesión del maestro mientras continuaba el goteo de coronas y ramos de flores. Los toreros Curro Díaz, David Fandila, El Fandi; Juan Antonio Ruíz, Espartaco; Pepín Liria y Paco Ureña han sido algunos de los que han llegado ya hasta el tanatorio, donde hay una destacada presencia de medios de comunicación.

El diestro Juan Antonio Ruiz, Espartaco, ha alabado hoy la "grandeza" y "seriedad" de Iván Fandiño, fallecido el y ha añadido que "esté donde esté" se merece que "lo saquen por la puerta grande porque ha sido un hombre grande".

Ante los medios de comunicación, tras mostrar sus condolencias a la familia y en nombre de otros compañeros, Espartaco ha calificado de "desgracia tremenda" la muerte del matador vasco, un hombre "en la flor de la vida".
"Es una pérdida muy importante para el mundo del toro", ha añadido Espartaco, retirado desde 2015, y ha destacado asimismo la valía de Fandiño como compañero y como hombre.

Ha destacado varias veces la capacidad extraordinaria, seriedad y los "muchísimos esfuerzos" hechos por Fandiño a lo largo de su trayectoria profesional. "Nunca lo olvidaremos. Estará en nuestros corazones. Es una persona grande", ha subrayado.

Ha reconocido que la profesión de torero tiene partes "muy bonitas" con momentos muy "bellos" y muchas "recompensas" pero ha recordado también que "la muerte está ahí". "El toro está ahí, él pierde la vida pero los toreros se la juegan de verdad. Exponen su vida ante el toro", ha descrito Espartaco.

El diestro ha querido añadir que los toreros son gente "extraordinaria" con un "mérito enorme" y ha asegurado que la muerte de un compañero no se puede olvidar nunca. Está previsto que a lo largo de la mañana otros diestros, amigos, y vecinos de Fandiño, natural de Orduña (Bizkaia), se acerquen hasta este punto.El traslado del féretro para ser incinerado será a las 11.00 de la mañana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine