25 de febrero de 2017
25.02.2017

China busca acabar con los tratamientos para 'yonquis' de internet

25.02.2017 | 01:40

Li pensaba que iba a recibir ayuda psicológica por haber pasado demasiado tiempo navegando por internet, pero se topó con un médico que comenzó a darle descargas eléctricas: un tratamiento controvertido pero habitual en China contra ciberyonquis que ahora las autoridades buscan prohibir.

Li (pseudónimo) dice que no quiere recordar su paso por el centro de Linyi (este), pero no le faltan fuerzas para denunciar las "brutales" agresiones que allí sufrió con poco más de veinte años. "Mi paso por el centro me dañó física y psicológicamente", dice desde el escudo que le brinda internet para mantenerse en el anonimato.

Este joven pasaba por una etapa triste, con problemas con su novia, y se trataba de aislar del mundo navegando por la red. Su particular refugio llamó la atención de sus padres, y éstos decidieron poner solución llevándole al centro de Linyi, dirigido por Yang Yongxin, un psiquiatra conocido por su defensa de la terapia con electrochoques.

"Sufrí descargas eléctricas menos veces que los demás, tres veces, porque abandoné el hospital a mitad de tratamiento", explica Li, que ha publicado su historia con todo tipo de detalles en redes sociales para alertar sobre los abusos que se producen en este tipo de clínicas.

Y es que, con el desarrollo de internet en China, se han abierto más de dos centenares de centros dedicados a curar la adicción a internet en todo el país. En la mayoría, la rutina militar es la norma y en muchos se cometen agresiones físicas y psicológicas que el Gobierno pretende prohibir este año.

Noticias como el asesinato en septiembre pasado de una madre a manos de una adolescente de 16 años que había sufrido estos polémicos tratamientos tras ser ingresada a la fuerza han llevado al Ejecutivo a presentar un borrador de ley que está siendo sometido a la opinión del público.

"Me parece muy buena iniciativa. Nosotros nunca hemos utilizado esta medida y la ley protegerá la salud mental y física de los adolescentes", opina en declaraciones el general Tao Ran, director del centro para el tratamiento de la adicción a internet del hospital militar de Pekín, pionero en este ámbito.

Bajo su tutela han sido tratados miles de adolescentes desde 2004, la gran mayoría chicos de entre 15 y 19 años, que se someten a tres meses de ayuda psicológica, medicina tradicional y estricta rutina castrense.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine