16 de febrero de 2017
16.02.2017
Universidad

La ULL achaca el mal rendimiento del alumnado al entorno económico y social

Martinón destaca la mejora de los resultados académicos en la institución durante los últimos tres cursos

17.02.2017 | 12:05
La ULL achaca el mal rendimiento del alumnado al entorno económico y social
El rector de la ULL, Antonio Martinón (c), junto a los vicerrectores Ana Isabel Jiménez y Francisco Almeida.

Esta semana el ranking elaborado por la Fundación Conocimiento y Desarrollo colocó al sistema universitario de Canarias como uno de los peores del país en rendimiento de los estudiantes, con uno de los índices más bajos de materias aprobadas así como en abandono de la titulación. El rector de la Universidad de La Laguna (ULL), Antonio Martinón, aunque admitió que "los datos son los que son", entendió que "hay que analizarlos en su contexto". De esta manera, el dirigente de la institución académica vinculó achacó los malos resultados con cuestiones relacionadas con el entorno cultural y económico del Archipiélago, aunque también destacó que "la ULL tiene que mejorar y lo está haciendo".

En esa línea, recordó que en el Archipiélago hace entre 30 y 40 años "había niños y niñas que no tenían una plaza escolar, porque se entendía que la educación o la formación no era importante" y añadió que "durante muchos años, los sectores del turismo y la construcción fueron atractivos para los jóvenes, que encontraron una manera rápida de ganar dinero". Según sus palabras, en ese contexto anterior, el punto de partida del sistema universitario de las Islas es un indicador a tener en cuenta "más allá de los datos".

A ello se suma, dijo Antonio Martinón, "que la mayor parte de los estudiantes que alcanzan la Universidad lo hacen a través del sistema educativo preuniversitario y es otra de las cuestiones a analizar". A pesar de que evitó entrar a valorar el nivel o la calidad del sistema educativo conocido como de medias, sí puntualizó que "en líneas generales, los alumnos que acceden con mejores calificaciones suelen ser los que presentan después mejores resultados".

En esa línea, explicó que en las carreras en las que se requiere una mayor nota para entrar son las que en este tipo de ranking aparecen con mejores índices. "En Ciencias de la Salud en nuestra universidad, por ejemplo, la tasa de rendimiento, ronda el 85% de créditos aprobados", dijo por su parte la vicerrectora de Docencia de la ULL, Ana Isabel Jiménez, quien añadió que "es una cantidad similar a la media nacional".

Además, la vicerrectora apuntó a la evolución de los resultados durante los últimos años en el estudio de Fundación Conocimiento y Desarrollo como uno de los aspectos a destacar: "Crecemos a mayor ritmo que la medida estatal". En concreto, según los datos aportados por la propia institución lagunera, si en el año 2014 la diferencia respecto a la media era de 11 puntos, en el informe de este año la distancia se ha reducido hasta seis puntos. "Si nos vamos diez años atrás, los resultados han avanzado mucho, se ha mejorado en rendimiento después de la implantación del Plan Bolonia", sentenció el rector de La Laguna, quien comentó que "ahora los estudiantes acaban antes las carreras y cada vez abandonan menos alumnos".

Dentro de su argumentación en defensa de los resultados académicos de la ULL, tanto Martinón como Jiménez, destacaron que los resultados académicos en los estudios de máster presentan un tasa de rendimiento más alta que los de grado, rozando el 90%.

"La tasa mide el número de aprobados por crédito matriculado y los alumnos de la Universidad de La Laguna suelen matricularse de más asignaturas que el resto", añadió además el rector del centro académico, quien entendió que "esto implica que nuestros estudiantes al final aprueban más o menos los mismos créditos y además son de los que acaban la carrera con mejores notas, una cuestión que no se refleja en este tipo de clasificaciones".

En defensa de su afirmación de que "la ULL es una buena universidad", Antonio Martinón, se refirió también al otro plano del sistema: la investigación. Al respecto, el vicerrector del área en la ULL, Francisco Almeida, explicó que "la producción científica está en las posiciones medias alta, en un nivel aceptable, y se va creciendo" y añadió que "lo que hace destacar a La Laguna es la calidad de los estudios, que dentro del cuartil de más calidad estamos muchas veces por encima de la media".

"No somos Harvard, no, desde luego, pero no hay que flagelarse con eso", resumió ayer el rector de la ULL respecto a los datos que colocan la institución en el vagón de cola del sistema estatal. "Está muy bien tener autocrítica, pero también hay que reconocer los avances", defendió Antonio Martinón, quien insistió en que "no es verdad que Canarias tengamos malas universidades".

Entre algunos de los aspectos que destacó el dirigente de la institución académica se encuentran algunos de los avances registrados por el centro en el informe anual de Fundación Conocimiento y Desarrollo, especialmente en el aspecto de la inserción laboral de los egresados: "El nivel de paro entre nuestros titulados ha pasado del 22,5% al 19,5%", indicó el rector.

Además, respecto a las titulaciones que ofrece la ULL presumió de sus buenos resultados en las evaluaciones, un sistema de acreditación auspiciado por el Plan Bolonia que obliga a los títulos a superar una evaluación externa: "Todos están renovando la acreditación", dijo, antes de animar a los estudiantes a "ser más responsables con el gasto público que se destina a su formación y a respetar el apoyo que se les da para que saquen adelante la titulación", concluyó Antonio Martinón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine