24 de enero de 2017
24.01.2017

Psicólogos de La Caixa atienden a más de 2.800 canarios en el final de sus vidas

La entidad firma un nuevo convenio para continuar con la ayuda durante 2017

24.01.2017 | 01:19

Con una trayectoria de ocho años, la Obra Social La Caixa ha hecho crecer su Programa para la Atención Integral de Personas con Enfermedades Avanzadas con la intención de atender a más personas que se encuentran al final de su vida y a sus familiares. Actualmente se implementa a 120 hospitales de toda España y a 129 unidades de soporte domiciliario, a través de 42 equipos de atención psicosocial (EAPS). Desde su puesta en marcha en 2009, el Programa ha atendido 103.144 pacientes y 150.448 familiares suyos de toda España, recibiendo muy buena acogida y valoración por parte de pacientes, familiares y comunidad médica. En el caso de Canarias, la institución ha atendido a más de 2.800 personas en el final de sus vidas.

Desde La Caixa se sienten "firmemente comprometidos" para garantizar la atención sanitaria de las personas que atraviesan situaciones difíciles. "Queremos estar al lado de todos ellos, desde la infancia hospitalizada hasta las personas que padecen una enfermedad avanzada y se encuentran en la fase final de su vida", ha señalado Isidro Fainé, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa.

De esta forma, la Obra Social La Caixa, Funcanis y Cruz Roja Tenerife han firmado recientemente un convenio que renueva el compromiso de seguir impulsando en 2017 el Programa para la Atención Integral de Personas con Enfermedades Avanzadas en Almería. Enmarcado en la Estrategia en Cuidados Paliativos del Sistema Nacional de Salud, con este programa se busca complementar el modelo actual de atención a personas con enfermedades avanzadas con el fin de alcanzar una atención integral que tenga en cuenta los aspectos psicosociales: tanto el apoyo psicológico y emocional, social y espiritual al paciente y a sus familiares, como la atención al duelo, el apoyo a profesionales de cuidados paliativos y el acompañamiento de voluntarios.

Las dimensiones que mejoran en el paciente son la psicológica, la social y la espiritual. La primera evaluación científica realizada en 2014 concluye que la atención psicosocial que ofrece el programa mejora en el 90% de los síntomas provocados por la enfermedad y que perjudican el estado anímico y psicológico de los enfermos atendidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine