24 de enero de 2017
24.01.2017

Un funcionario respalda la versión que culpa a Ojeda de la muerte de Yeremi

El empleado de la prisión de Juan Grande ratifica ante el juez la declaración que realizó el compañero de celda de 'el Rubio' en su comparecencia de diciembre

24.01.2017 | 02:21
Revuelo de curiosos.

La única confesión de Ojeda

  • "Se me fue de las manos, se me echó a correr y tuve que desaparecerlo". Antonio Ojeda habría reconocido con estas palabras su presunta implicación en la muerte de Yeremi Vargas. No fue en el cuartel de la Guardia Civil ni ante el juez -ante ellos siempre ha negado con rotundidad tener algún tipo de conocimiento o responsabilidad en lo sucedido- sino ante su compañero de celda en el centro penitenciario de Juan Grande. De acuerdo con la declaración que este interno prestó ante el juez Díaz Pavón poco antes de Nochebuena, Ojeda se habría derrumbado el pasado 5 de diciembre, cuando conoció la sentencia por la que se le condenó a cinco años de prisión como autor de un delito de abusos sexuales a un menor en 2012. Esta fue la primera ocasión en la que un testigo implicaba al investigado de modo directo en el caso. La familia de Yeremi ya ha solicitado un careo para que el magistrado pueda contrastar las diferentes versiones. J. C.

El juez del Juzgado de Primera Instancia número 2 de San Bartolomé de Tirajana tomó declaración ayer al funcionario de la prisión grancanaria de Juan Grande que en el mes de diciembre se encargó de recabar la declaración realizada por el compañero de celda de Antonio Ojeda, acusado de la desaparición de Yeremi Vargas en Vecindario el 10 de marzo de 2007, según la cual este le habría confesado su culpabilidad en los hechos. En su comparecencia ante el magistrado, el empleado público ratificó la versión relatada en su día por el interno en sede judicial, según confirmaron fuentes próximas al caso.

La del funcionario fue la última de las comparecencias celebradas ayer en el marco de la instrucción judicial. La expareja de Ojeda también debía acudir este lunes, pero por causas desconocidas no se presentó a la convocatoria en los juzgados de Maspalomas, donde estaba citada en calidad de testigo para declarar ante el juez José Manuel Díaz Pavón. Además de la mujer que mantuvo durante varios años una relación sentimental con el investigado, entre las personas citadas por el magistrado se encontraba una de sus hermanas, quien tampoco hizo acto de presencia en la sede judicial. Esta misma pariente ya fue citada por la Guardia Civil en mayo de 2016 y entonces se acogió a su derecho a no declarar.

Quienes sí prestaron declaración ayer fueron dos vecinas, madre e hija, residentes en el mismo barrio donde vivía Yeremi Vargas. Ambas habían comparecido ya ante la Guardia Civil en la primavera de 2016. Los agentes del Instituto armado les mostraron en aquel momento una serie de fotografías de Ojeda, a quien pudieron reconocer como alguien que frecuentaba habitualmente los bares ubicados en las inmediaciones de la casa del menor desaparecido. También lo identificaron como el conductor habitual de un Renault 5 Oasis que solía estar aparcado en el mismo barrio.

Avance de la instrucción

Las declaraciones de este lunes forman parte de una instrucción judicial que arrancó en verano del año pasado a raíz de la investigación realizada por la Guardia Civil. El primero en comparecer en sede judicial fue el propio Ojeda, quien lo hizo el 13 de julio para negar cualquier relación con el caso a preguntas de su abogado.

Tras la toma de declaración del investigado dieron comienzo las diligencias indagatorias, que tras algunos retrasos arrancaron en diciembre con la comparecencia de una serie de testigos relacionados con Ojeda, como algunos de sus vecinos y familiares.

El día 12 de ese mes declaró un testigo que situó Ojeda en el entorno de la casa de Yeremi, situada en la calle Honduras de Vecindario, en las fechas en las que ocurrió el suceso. Al día siguiente fue el turno de Agustín González, conocido como Tani, que es propietario de un terreno ubicado junto a la cabaña del barranco de Tirajana en la que residía Ojeda y a quien el investigado llegó a acusar de ser el responsable de la muerte de Yeremi. González pudo demostrar ante la Guardia Civil y ante el juzgado que el día de los hechos se encontraba trabajando fuera de Vecindario y acusó a su antiguo vecino.

El 20 de diciembre siguió adelante la ronda de declaraciones con nuevos testigos. Entre ellos se encontraba el excompañero de celda de Antonio Ojeda en el centro penitenciario de Juan Grande, quien aseguró que el también conocido como Juan el Rubio le habría confesado su culpabilidad al conocer la sentencia de otro caso por el que fue condenado a cinco años de prisión como autor de un delito de abusos sexuales a un menor ocurrido también en Vecindario en el año 2012.

Tras el parón navideño, el magistrado tomó declaración a algunos familiares del pequeño para tratar de recomponer con la mayor verosimilitud lo que pudo ocurrir el día en el que desapareció el niño.

Las comparecencias continuarán este martes con otros cuatro testigos, entre los que se encuentran tres hermanos de Ojeda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine