22 de enero de 2017
22.01.2017
Cyberdiario

USB tipo C, un conector para gobernarlos a todos

Permite cargar desde un ordenador hasta un móvil, cámara o tableta, y Apple ya comercializa varios ordenadores únicamente con esta conexión

22.01.2017 | 04:00
USB tipo C, un conector para gobernarlos a todos

Cuando Apple lanzó hace año y medio su primer MacBook, ese ligero y ultraportátil ordenador que hace palidecer en cuanto a tamaño incluso a muchas tabletas, las críticas arreciaron incesantes e inmisericordes debido a que se habían eliminado por completo las conexiones USB. En su lugar, dos conexiones nuevas, de tipo USB-C se situaban a ambos lados del liviano portátil.

En su día ya probamos aquel MacBook, y posteriormente -hace apenas unos meses- la segunda versión del mismo, que mantenía las dos conexiones USB-C. Y lo cierto es que no tuvimos mayores problema en su utilización. Trabajamos a diario utilizando servicios en la nube tipo Dropbox o Google Drive sin necesidad de usar esos nuevos puertos USB-C más que para cargar el ordenador.

Pero el pasado mes de octubre la compañía norteamericana sorprendió a propios y extraños con la presentación de su último portátil profesional, en el que también habían eliminado todo tipo de puertos y conexiones en favor de cuatro del tipo USB-C. Y hacer eso en un ordenador profesional son palabras mayores.

Cuando tuvimos la posibilidad de probar el nuevo MacBook Pro con su innovadora barra táctil Touch Bar, se nos ocurrió forzar la máquina y le preguntamos al señor Apple si estaba dispuesto a dejarnos su flamante nuevo juguete durante dos meses, y comprobar así los problemas -o ventajas- que podría suponer trabajar, vivir, y padecer -o disfrutar- de un ordenador sin puertos USB tradicionales. Y el señor Apple aceptó el reto.

Así fue como nos arremangamos, nos pusimos manos a la obra y empezamos a averiguar qué hay de verdad en eso de que la nueva conexión USB-C no tiene todavía accesorios compatibles. Y la realidad es que esa afirmación no es en absoluto cierta.

En nuestra particular caza y captura del accesorio con conexión USB-C encontramos que ya hay mucho más de lo que la mayoría de usuarios conocen. Lo primero que hay que decir es que el dichoso pendrive de toda la vida, que ya debería ser cosa del pasado, existe en versión USB-C. Y está en el mercado en infinidad de tamaños, diseños, marcas y precios.

Nos dirigimos en primer lugar a uno de los principales fabricantes de memoria y pendrives del mundo, SanDisk. Y efectivamente, tienen una memoria portátil dual que es USB-C por un lado y USB tradicional por el otro. Además, en nuestra búsqueda nos encontramos con un viejo conocido de esta sección, PhotoFast, que ha lanzado el primer pendrive universal que tiene todas las conexiones existentes: USB-C, USB, micro USB y Lightning -para el iPhone y el iPad-. ¡Increíble!

También hemos encontrado lectores de tarjetas de todo tipo. Sin ir más lejos, el fabricante europeo Europarts tiene en el mercado un lector para tarjetas microSD y SD que además incorpora dos puertos USB 3.0 y uno USB-C. Y todo ello ocupa un único conector del ordenador.

Nuestro viaje por el mundo del USB-C nos llevó hasta una página web china -que nadie se asuste, que hoy en día todo se fabrica por aquellos lares- en la que encontramos el paraíso del USB-C. La empresa Choetech fabrica desde todo tipo de cables USB-C hasta adaptadores USB 3.0 con los que poder usar nuestros actuales dispositivos. Y todo funciona a la perfección, sin problemas y por un precio casi ridículo.

Pertrechados con semejante arsenal de cables, adaptadores y pendrives el veredicto estaba claro: cero problemas. Pero lo que más sorprendió de este nuevo MacBook Pro en su uso diario fue su brutal rendimiento y capacidad de trabajo. Tener hasta una docena de dispositivos conectados a tan solo dos puertos USB-C y que el portátil ni se despeinara mientras editábamos vídeo en resolución 4K -Ultra Alta Definición- a la vez que en segundo plano se ejecutaban diversos diagnósticos de rendimiento deja a las claras que este ordenador no es uno más.

Aunque quizás puede llegar a ser demasiado. Su descomunal potencia redunda también en una menor duración de la batería, muy alejada de las horas de autonomía que proporcionan otros modelos, incluso de la propia Apple.

Pero es un mal menor si se tiene en cuenta que, por primera vez, absolutamente todo se podrá cargar e interconectar con el mismo cable. Se terminaron los problemas con los diferentes cables entre móviles, ordenadores o tabletas. El mismo cable USB-C con el que cargábamos el ordenador nos sirvió para cargar un LG G5, un Huawei Mate 9, un Sony Xperia XZ, un ZTE Axon 7...

Y esto es solo el principio. Actualmente hay en el mercado más de una treintena de móviles con conexión USB-C. Los últimos Samsung Galaxy A llevan ese mismo tipo de conexión y según han manifestado a este rotativo fuentes de la compañía, ese será el estándar en casi todos sus modelos a partir de ahora.

La irrupción de esta nueva conexión es imparable por muchas razones. Es más fiable, rápida, con más potencia, pero sobre todo porque a partir de ahora el cable de cualquier persona nos servirá para cargar no solo nuestro móvil, sino también el portátil o la tableta. El gran anhelo de los usuarios de todo el mundo se ha hecho realidad, y se llama USB-C.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine