14 de enero de 2017

Culpable sin atenuantes el hombre que decapitó a su madre por "piedad"

14.01.2017 | 02:28

Un Jurado declaró ayer culpable de asesinato sin atenuante alguna al hombre que hace tres años decapitó a su madre en Las Palmas de Gran Canaria y que luego alegó, al entregarse a la Policía, que había matado a la mujer, una anciana enferma de Alzheimer, para que no sufriera más.

El tribunal que ha juzgado el caso a lo largo de esta semana en la Audiencia de Las Palmas considera probado, además, que el procesado, Domingo Martín S.J., planificó el crimen con antelación, haciendo pruebas con qué dosis de ansiolíticos bastaba para dormir a la anciana y ensayando con un hacha sobre sandías y melones.

La defensa alegaba que su cliente no estaba en plenas facultades mentales cuando cometió ese crimen, sino que obró gravemente afectado por las repercusiones psicológicas del transtorno antisocial de la personalidad y de la disforia de género que sufre.

El veredicto admite que el acusado presenta esos dos cuadros, pero también subraya, por unanimidad, que los médicos y psiquiatras forenses que lo han examinado coinciden en que ninguno de los dos reduce ni su capacidad de entender las consecuencias de sus actos ni tampoco sus facultades de autocontrol.

En vista de este relato de hechos probados, la Fiscalía de Canarias ha reiterado su petición para que Domingo Martín S.J. sea condenado a 18 años de cárcel por un delito de asesinato.

El procesado guardó silencio durante todo el juicio -ni quiso declarar al inicio, ni utilizó ayer su derecho a la última palabra-, pero en los momentos inmediatamente posteriores al crimen sí que explicó a la Policía cómo había cometido el asesinato.

El Jurado ha tenido en cuenta esa declaración policial para declarar probado la mayor parte del relato, pero su portavoz también ha aprovechado la lectura del veredicto para remarcar que aquello que el procesado contó ha sido luego corroborado por las pruebas recabados en la escena del crimen y por los exámenes forenses.

Domingo Martín S.J. dijo a los policías que en su día lo detuvieron, y más tarde a las psicólogas que lo visitaron, que quería mucho a su madre y que había tomado la decisión de matarla "por piedad", para que la mujer no siguiera sufriendo las consecuencias de su enfermedad.

Los jurados no han entrado a examinar esas alegaciones, que la juez que ha presidido la vista ni siquiera incluyó en el cuestionario que debían votar para establecer su veredicto.

Sin embargo, el fiscal del caso sí aprovechó su informe final para intentar rebatir ese argumento. Para la acusación pública, no fue "la piedad" lo que movió a Domingo Martín S.J. a acabar con la vida de su madre, sino el "rencor" por el hecho de que la mujer no aceptara su identidad sexual y no se separara de su padre.

El Jurado dispone en su veredicto que el crimen cometido por el procesado es "especialmente reprobable", por lo que rechazada que se solicite el indulto para él y que se le conceda el beneficio de la suspensión de la condena que le sea impuesta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine