12 de enero de 2017
12.01.2017

Una postal con remite en Marte

La agencia espacial norteamericana toma gracias a un satélite de alta definición una imagen inédita en la que se aprecian tanto la Tierra como la Luna desde el planeta rojo

12.01.2017 | 01:16

La Tierra y la Luna nunca se habían visto así. El satélite Mars Reconnaissance Orbiter (MRO), que desde hace una década orbita el planeta rojo, ha remitido sendas imágenes de alta resolución de nuestro planeta y su satélite que muestra ambos cuerpos en la posición que ocupan uno respecto al otro, revelando además su diferencia de tamaño. Una composición que ya forma parte de la historia visual de la exploración espacial, junto a otras imágenes del planeta que sondas y astronautas han remitido en los últimos setenta años.

Esta nueva composición se ha realizado a partir de dos imágenes tomadas en el mes de noviembre, a 205 millones de kilómetros de la Tierra. La razón de hacer dos fotografías es que el planeta es mucho más luminoso que el satélite, por lo que fue preciso modificar los parámetros de luminosidad de la cámara para poder captar ambos cuerpos con nitidez. Posteriormente, la NASA hizo una composición con las dos fotografías, respetando las posiciones de ambos cuerpos entre sí, así como su relación de tamaño.

La MRO ya había enviado una primera imagen de la Tierra y la Luna nueve años atrás, en octubre de 2007, tomada en aquella ocasión a 142 millones de kilómetros. Pero esta nueva composición es mucho más precisa y ambos cuerpos se aprecian con mayor nitidez, pese a que la distancia entre la Tierra y Marte es mayor que en el momento de aquella primera captura.

Antes de estas postales marcianas, la exploración espacial ya había dejado otras imágenes icónicas. Fue hace ahora siete décadas, en 1947, cuando una cámara instalada en un cohete V-2 captó la primera fotografía parcial de la Tierra desde el espacio.

Las primeras imágenes realmente icónicas de la exploración espacial no tardarían en llegar. En 1966, un vehículo no tripulado, el Lunar Orbiter I de la NASA, remitió la primera instantánea del planeta desde la órbita lunar. Dos años después, un astronauta del Apolo 8, Bill Anders, perfeccionó la imagen y tomó la fotografía conocida como Earthrise o Amanecer de la Tierra.

En 1972, los astronautas del Apolo 17, en un momento en el que tenían el Sol a su espalda, captaron por vez primera la totalidad del globo terráqueo: Es la llamada Blue Marble o Canica azul. Una imagen impactante, como también lo fue la remitida por la sonda Voyager en 1990, en la que la Tierra es apenas un punto azul pálido en un rayo de luz: A pale blue dot. Una imagen, la más lejana que se ha tomado nunca de nuestro planeta, que abonaría la imaginación de Carl Sagan y nos haría tomar conciencia de nuestro minúsculo lugar en la inmensidad del cosmos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine