02 de enero de 2017
Historia

El cero más antiguo del mundo está en Camboya

El Museo Nacional de Camboya expondrá el símbolo del cero más antiguo del mundo en enero

03.01.2017 | 06:30

El Museo Nacional de Camboya expondrá en enero el que está considerado por algunos expertos como el  símbolo del cero más antiguo del mundo, un punto en un escrito de la  civilización jemer labrado sobre una superficie de roca arenisca.
 
"La era çaka ha llegado al año 605 el quinto día de la luna menguante", dice la inscripción restaurada que fue descubierta a finales  del siglo XIX en el yacimiento Trapang Prei, en la provincia de Kratie,  en el noreste de Camboya.
 
Los arqueólogos fechan esta frase en el año 687 después de Cristo, en la época preangkoriana.
 
La inscripción jemer fue descubierta por el arqueólogo francés  Adhémard Leclère (1853-1917) en 1891, pero se debe a su colega y  compatriota George Coedès (1886-1969) la clasificación del  descubrimiento con el nombre K-127.
 
El también historiador  Coedès divulgó la importancia del hallazgo en el artículo ´A propósito  del origen de las cifras árabes´, que se publicó en 1931.
 
Coedes y el matemático estadounidense Amir Aczel (1950-2015) defendieron  la significación del K-127 porque refuerza la idea de que el origen del  símbolo cero en el sistema numérico decimal proviene de la India o de  otras culturas de Asia Oriental que el galo llama "indianizadas".
 
El cero más antiguo del que se tiene constancia y que presenta la  forma de un círculo, en vez de un punto, proviene de la India y del año  876 después de Cristo, casi doscientos años más joven que el del Museo Nacional de Camboya.

El manuscrito indio Bakhsali contiene ceros que podrían ser anteriores al K-127, pero los expertos son incapaces de determinar su antigüedad con la tecnología actual debido a la fragilidad del objeto.
 
Una civilización influenciada por la cultura india que vivió en el  sur de la isla indonesia de Sumatra nos ha legado labrado en roca otro  punto equivalente a un cero, pero es del 688 después de Cristo, un año más joven que el citado jemer.
 
Los mayas y otras culturas  precolombinas conocían esta cifra y la usaban en sus jeroglifos y  calendarios, pero su sistema numeral no sobrevivió el paso del tiempo.

El "sirf"

 
Camboya  tiene muchas inscripciones con el símbolo cero, "pero esta (el K-127)  es la más antigua", apuntó a Efe el subdirector del departamento de  restauración de piedras del Museo Nacional de Camboya, Chea Socheat.
 
Este número que expresa la falta absoluta de cantidad o un valor nulo  y que tiene una importancia capital en las matemáticas entró en Europa a  través de los árabes, que lo llamaban "sirf" (vacío).
 
Corresponde al matemático italiano Leonardo de Pisa (1170-1250), más  conocido como Fibonacci, la popularización del sistema numérico indoarábigo entre los europeos.
 
"El cero no es solo un  concepto de la nada que nos permite realizar aritmética de forma  eficiente, sino que es un elemento que ocupa un espacio y permite que  nuestro sistema numeral decimal funcione", señaló Aczel en su libro  "Encontrando el cero, la odisea de un matemático para descubrir el  origen de los números".
 
El sistema numeral fue fundamental, según la antropóloga Miriam Stark, de la Universidad de Hawai y experta en Camboya,  para la construcción de los templos durante el Imperio jemer o Imperio  de Angkor (802-1431), como el famoso complejo de Angkor Wat, en la  norteña ciudad Siem Reap, declarado Patrimonio de la Humanidad por la  Unesco.
 
La capital de este imperio, Angkor, fue el complejo  urbano más extenso del mundo preindustrial, con una población de cerca  de un millón de personas que vivían en un territorio de 1.000 kilómetros  cuadrados, de acuerdo con Damian Evans, Christophe Pottier y otros  antropólogos.
 
Inscripciones como la K-127 nos ayudan a conocer  el pasado, según el camboyano Chea Socheat, y la historia de los  números.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine