31 de diciembre de 2016

El ruido ambiental se asocia a un 6,5% más de muertes por causa respiratoria

Un estudio lo atribuye al aumento de niveles de cortisol. La mortalidad por esta causa podría superar a los accidentes de tráfico

31.12.2016 | 04:07
El neumólogo Francisco Javier González Barcala.

Opciones contra la contaminación

  • Francisco Javier González Barcala asegura que a pesar de que los efectos de la contaminación en la salud está muy bien documentada, aún no se conocen todos sus efectos nocivos. "Existen múltiples estudios que detallan, desde diferentes perspectivas clínicas, las consecuencias de la exposición a los distintos factores de contaminación medioambiental y sabemos que existe un fuerte impacto entre la contaminación ambiental y la salud respiratoria. Esto nos permite establecer líneas de prevención y mejora en ciertas patologías respiratorias", explica el neumólogo. Para el especialista, es importante concienciar sobre la importancia de reducir los niveles de contaminación, tanto ambiental como acústica, porque es posible. "La cuestión es si es barato o no, pero existen opciones: reducir el tráfico, utilizar motores híbridos, las energías renovables...", propone. Y aunque el deterioro medioambiental no dibuja un panorama alagüeño, el doctor Gónzález Barcala es optimista. "Creo que el ser humano aprende, aunque también es cierto que hay gente que es insensible a los temas de salud pública si no les afecta", añade. Á. S.

El ruido no solo puede producir daños auditivos y trastornos del sueño; también puede afectar gravemente a la salud respiratoria. Un estudio relaciona el nivel de ruido diurno con un incremento significativo de la morbilidad y mortalidad por problemas respiratorios. Según el trabajo, realizado por el Instituto de Salud Carlos III, el CSIC y la Comunidad de Madrid, el incremento de los niveles de cortisol, provocados por el estrés que causa el ruido, podría estar detrás de dicho aumento.

"Según este estudio, el incremento de un decibelio en el nivel de ruido ambiental diurno puede incrementar un 6,5% la mortalidad por causas respiratorias", explica el neumólogo Francisco Javier González Barcala, miembro del Área de Medio Ambiente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), quien añade que este impacto sobre la mortalidad es similar al atribuible a la contaminación por partículas, también relacionadas con el tráfico en las grandes ciudades.

Según este neumólogo del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS), especialista en los efectos de la contaminación ambiental sobre la salud, las personas con alguna enfermedad de base, los ancianos y los niños son los colectivos más vulnerables a la contaminación acústica.

"El medio ambiente nos afecta a todos, por lo que un impacto pequeño en todos es un gran efecto. Un 3, un 6% en toda la población es un impacto muy grande. Estamos hablando de que la mortalidad por esta causa podría superar a la de los accidentes de tráfico", explica.

La relación entre contaminación acústica y salud respiratoria, que a priori puede resultar sorprendente, no lo es tanto si se analiza el organismo humano como un todo. "El cuerpo es como un sudoku, en lo que todo tiene relación con todo. No hay compartimentos estancos, sino una estrecha interrelación. Respirar no es solo inhalar, sino captar ese oxígeno, pasarlo a la sangre, eliminar ácidos... Es un mecanismo complejo sobre el que impactan factores como el estrés, los cambios hormonales... Por ejemplo, si se altera el ritmo cardiaco se altera la eficacia en la absorción de oxígeno", explica el especialista, que agrega que hay estudios que documental que el ruido agrava el infarto, el daño cerebral, el párkinson, las demencias, la diabetes y provoca bajo peso en los niños al nacer.

Asimismo, estudios científicos sustentan la influencia de algunos contaminantes ambientales sobre la incidencia de tromboembolismo pulmonar (TEP). Concretamente, se ha demostrado el efecto adverso del incremento de los niveles ambientales de ozono y del dióxido de nitrógeno (NO2) en desarrollo de TEP. "Un estudio publicado recientemente en la revista European Journal of Internal Medicine demuestra que un incremento de 1ug/m3 de NO2 se asocia con un aumento del 10% en el riesgo de ingreso hospitalario por TEP. Asimismo, un aumento de 1ug/m3 de ozono se relaciona con un incremento del 3% de riesgo de hospitalización por TEP", dice.

La evolución desfavorable de los niveles de contaminación ambiental está relacionada en gran parte con el exceso de producción de CO2 procedente de los sistemas convencionales de producción de energía. "Dado el elevado impacto de los contaminantes ambientales en la salud humana, y que parece haber opciones de reducirlo, es imprescindible intervenir para mejorar la salud de la población", alega.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine