21 de diciembre de 2016

Canarias fue tierra de grandes tiburones

Los mayores escualos que han poblado el mar vivieron en las Islas hace 4,8 millones de años. Los científicos hallan fósiles de la especie en yacimientos submarinos

21.12.2016 | 12:57
Canarias fue tierra de grandes tiburones
Canarias fue tierra de grandes tiburones

Los mayores tiburones que han poblado los océanos, entre ellos el megalodón, un depredador con dientes del tamaño de una mano, dominaron la Canarias primigenia hace 4,8 millones de años, cuando estaba rodeada de aguas calientes repletas de la comida predilecta de esos escualos: las ballenas.

La revista Estudios geológicos, del CSIC, publica este mes un trabajo del Departamento de Biología y el Instituto de Oceanografía y Cambio Global de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (Ulpgc) que revela que miles de canarios viven rodeados de tiburones, pero no en el mar, sino en yacimientos arqueológicos emplazados a casi 100 metros de altura, en las afueras de la ciudad de Pérez Galdós.

En 2013, el Instituto Español de Oceanografía (IEO) daba a conocer que en los fondos del Banco de La Concepción, una montaña submarina situada al norte de Lanzarote, había encontrado 15 dientes fósiles del mayor predador que han visto nunca los océanos, el megalodón, un escualo que triplica en dimensiones al tiburón blanco, con 20 metros de longitud y 100 toneladas de peso (el tamaño de un guagua articulada y tres veces más pesado).

Un gigante friolero


La presencia del megalodón en las Islas durante el Plioceno ya estaba documentada -el Museo Canario conserva un diente entre sus colecciones-, pero el estudio del IEO proporcionaba también datos muy relevantes sobre el ecosistema en el que se movía ese tiburón, al documentar en esos mismos fondos fósiles de antiguas ballenas.

"Ese estudio del IEO aportaba la clave de por qué estaban aquí los grandes tiburones. Un tiburón tan grande tiene unas necesidades metabólicas enormes. No se alimentaban de pescaditos, sino que eran predadores preferenciales de mamíferos marinos", explica el paleontólogo Juan Francisco Betancor, primer firmante del artículo que ahora publica el CSIC.

Este investigador y sus colegas Alejandro Lomoschitz y Joaquín Meco han revisado tres de los grandes yacimientos del Plioceno que existen en Gran Canaria y Fuerteventura (Barranco Seco, Tamaraceite y Ajuy), algunos de ellos explorados ya a finales del siglo XIX, para intentar aportar más luz sobre cómo eran los ecosistemas marinos de Canarias en ese tiempo.

Y han logrado documentar en ellos la presencia de dientes no solo del gran megalodón, sino de siete tiburones prehistóricos de inferior porte, pero que hoy rivalizarían en tamaño con el gran blanco: Parotodus benedeni, Cosmopolitodus hastalis, Isurus oxyrinchus, Carcharias cf. acutissima, Carcharhinus cf. leucas, Carcharhinus cf. priscus y Galeocerdo cf. aduncus.

La presencia de esos grandes tiburones y de otros tres peces propios de arrecifes coralinos confirma, entre otras cosas, que aquella Canarias, en la que solo estaban emergidas las islas más antiguas poseía un clima mucho más caliente y lluvioso, explica Betancort.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine