14 de diciembre de 2016

Sánchez: "O aparece el niño o 'El Rubio' nos confiesa qué ha hecho con él"

El letrado de la familia de Yéremi dice que la resolución del caso pasa por estas alternativas

14.12.2016 | 00:32
Sánchez: "O aparece el niño o 'El Rubio' nos confiesa qué ha hecho con él"

Para el abogado de la familia de Yéremi Vargas, Pedro Sánchez, las declaraciones de los siete testigos que han pasado hasta ahora por el juzgado de San Bartolomé de Tirajana constituyen "piezas" necesarias para configurar el "puzzle" que pondrá fin a casi una década de investigación por la desaparición del pequeño de Vecindario. "Para resolver el caso han de darse dos circunstancias: o aparece el niño o El Rubio nos cuenta qué ha hecho con él", explicó el letrado. De lo contrario, el proceso de instrucción judicial que se desarrollará hasta el próximo mes de enero en Maspalomas se presenta como la única vía para arrojar luz en el caso. Blas y Agustín González, El Tani, a quien El Rubio culpa de la supuesta muerte del niño, calificaron ayer al acusado como una persona conflictiva.

Hace cerca de 30 años que los hermanos González, Blas y Agustín, conocen a Antonio Ojeda, apodado El Rubio y principal sospechoso de la desaparición de Yéremi Vargas. En el barrio de la Orilla de Sardina, en el municipio de Santa Lucía, compartieron vecindario durante los años de "juventud". No tuvieron una gran relación de amitad, pero sí se tenían "localizados" unos a los otros.

Ya por aquel entonces El Rubio se perfilaba como una persona no muy sociable y "problemática". "No tengo nada contra él, porque no me ha hecho nada, pero en los pueblos todos nos conocemos", aseguró Blas junto a su hermano El Tani, quien también calificó a Ojeda como alguien "conflictivo".

Cuando González se independizó de la casa de sus padres, le perdió la pista a El Rubio. Solo se lo volvió a encontrar alguna que otra vez por El Doctoral a bordo de "una bicicleta". En 2011 se enteró que su hermano Agustín le había echado una mano al Rubio al conseguirle un "trozo de tierra" en donde guardar sus pertenecias. "Nadie se imaginaba la cantidad de chatarra que llegó a acumular allí", matizó Blas.

Lo que tampoco nunca imaginaron los hermanos González fue "la manera en que Ojeda le agradeció el favor" a El Tani. El pasado mes de septiembre su nombre saltó a la lista de sospechosos por la desapareción de Yéremi después de que Ojeda le contara a un compañero de celda que su vecino Tani era el responsable de lo sucedido aquel 10 de marzo de 2007.

Tras no salir muy contento de una declaración que había hecho por videoconferencia desde la cárcel de Algeciras, donde se encontraba preso por un delito de abuso sexual a otro menor también de Vecindario, Ojeda le confesó a otro reo que El Tani había sido el culpable no solo del rapto del niño sino también de su homicidio.

Aquella conversación trascendió a la Guardia Civil, quien de inmediato centró las miradas en este vecino de Orilla de Sardina. Aquel día Agustín y su hermano Blas acudieron a trabajar a una obra que estaban ejecutando en el municipio de Telde. El testimonio de su jefe, el constructor Juan David Guerra, no solo contribuyó hace unos meses a que las autoridades policiales descartaran la participación de El Tani en el secuestro, sino que también valió ayer para corroborar su ausencia en el municipio aquel 10 de marzo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine