11 de diciembre de 2016

Una dieta rica en grasas acelera la metástasis y la vuelve más agresiva

Un estudio español confirma que las células tumorales necesitan grasa para expandirse

10.12.2016 | 22:08

Las células tumorales necesitan grasa para expandirse y con el aislamiento de la proteína que capta esta grasa las metástasis se reducen, según han descubierto científicos del Instituto de Investigación Biomédica (IRB) de Barcelona. El principal investigador del grupo Células madre y cáncer del IRB, Salvador Aznar Benitah, ha explicado que sus ensayos con ratones con cáncer han demostrado que una dieta más rica en grasas acelera la metástasis hasta un 15 % y hace que ésta sea más agresiva.

Aznar revela que su primer objetivo en la investigación fue encontrar las células causantes de la metástasis e indicar sus propiedades. Entonces encontraron que la proteína CD36, que es la receptora de los ácidos grasos, está presente en niveles muy altos en las células tumorales.

Tras esta investigación, que publica la revista científica Nature, los profesionales probaron una terapia, hasta ahora solo en ratones, que consiste en aplicar anticuerpos a esta proteína para bloquear la puerta de entrada de estas grasas. Con la aplicación de la terapia comprobaron que entre un 10% y un 15% de los casos la metástasis desaparece completamente y en los casos que no desaparece su extensión reduce casi de un 90%.

Aznar reconoce que actualmente estas terapias sólo se han aplicado en ratones y que aún no están preparadas para suministrarse a los pacientes, aunque ya hay una acuerdo con una empresa que se encargará de generar anticuerpos terapéuticos para que se pueda comprobar su efectividad en pacientes afectados por metástasis.

El investigador explica que en un primer momento probaría la terapia con los pacientes con cáncer de boca, ya que es uno de los más agresivos y en algunos casos deja de responder a las terapias existentes, y en una segunda fase la haría con los que padecen cáncer de piel, de vejiga, de ovario, de pulmón y algunos cánceres de mama.

La metástasis se encarga de afectar otras zonas del cuerpo diferentes de donde se ha encontrado el tumor original, por lo que este estudio indica que si se eliminara esta proteína, encargada de la metástasis, el tumor solo podrá crecer en el tejido de donde es originario, pero no podrá reproducirse en otros tejidos.

"Hay estudios que apuntan que un tercio de la población, en 2020, será obesa, ya que cada vez consumimos más ácidos y grasas saturadas" y que por lo tanto "si tenemos un tumor con potencial a desarrollar metástasis si se alimenta de lípidos puede incrementar su crecimiento", advierte Salvador Aznar. El investigador añade que ya "hay estudios que confirman que la gente obesa y la gente con diabetes tienen más posibilidades de generar metástasis".

La investigación ha contado con la participación del Instituto de Investigación del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, que ha cedido cerca de 40 tumores de pacientes que han sido analizados en el proceso de investigación. La doctora de este instituto del Vall d'Hebron, Coro Bescós, destaca la importancia de colaborar en esta investigación ya que "la metástasis supone un problema para la salud pública y la mayoría de estos tumores se detectan cuando ya se ha producido la extensión del tumor". Bescós añade que "el 90% de los pacientes se salvarían si se aplicara esta terapia" y que actualmente "pese a las nuevas tecnologías la posibilidad de sobrevivir de estas personas es del 50%".

Aunque los investigadores están contentos con los resultados conseguidos hasta ahora, Aznar frena el optimismo: para conseguir una aplicación terapéutica real en personas con metástasis se necesitan entre cinco y diez años de ensayos clínicos y pruebas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine