09 de noviembre de 2016

La vegetación frena el aumento del nivel de dióxido de carbono en la atmósfera

Un estudio insta a la UE a acelerar sus pasos para lograr sus metas climáticas en 2030. La ONU quiere convencer al sector privado para financiar proyectos verdes

08.11.2016 | 23:24
La vegetación frena el aumento del nivel de dióxido de carbono en la atmósfera

La tasa a la que se está acumulando el dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera se ha estancado en los últimos años, porque la vegetación de la Tierra está capturando más carbono del aire que en décadas anteriores. Es la conclusión de un nuevo estudio multiinstitucional dirigido por el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley del Departamento de Energía (Berkeley Lab), en Estados Unidos.

La investigación, cuyos resultados se detallan en un artículo de Nature Communications, se basa en extensas observaciones terrestres y atmosféricas de CO2, mediciones satelitales de vegetación y modelización informática. La actividad humana continúa emitiendo cantidades crecientes de carbono y la concentración atmosférica de CO2, ahora en 400 partes por millón, sigue aumentando. Pero los científicos encontraron que entre 2002 y 2014, la velocidad a la que se elevó el CO2 en la atmósfera se mantuvo estable en aproximadamente 1,9 partes por millón al año.

Además, la proporción de CO2 emitido anualmente por la actividad humana que permanece en la atmósfera se redujo en alrededor del 20%. Esta desaceleración no puede seguir el ritmo de las emisiones, por lo que la cantidad global de CO2 causado por los seres humanos en la atmósfera aumentó, pero no tan rápidamente. Algo que, como sugieren estas nuevas investigaciones, se puede agradecer a las plantas. "Esto destaca la necesidad de identificar y proteger los ecosistemas donde el sumidero de carbono está creciendo rápidamente", propone el autor del documento, Trevor Keenan, científico investigador de la División de Ciencias del Clima y Ecosistemas del Laboratorio de Berkeley.

Los científicos atribuyen el estancamiento en el crecimiento de la tasa de CO2 a un aumento en la actividad fotosintética terrestre, impulsada por el incremento de los niveles de CO2 de las emisiones de combustibles fósiles. Es un efecto de bola de nieve: a medida que los niveles de CO2 aumentan en la atmósfera, la actividad fotosintética crece y las plantas absorben más carbono, provocando más crecimiento de la planta, más fotosíntesis y más absorción de carbono

Precisamente, otro informe hecho público ayer, concluye que la Unión Europea ha progresado significativamente en la reducción de emisiones contaminantes, pero deberá incrementar sus esfuerzos para alcanzar sus objetivos para 2030. Así lo establece un estudio del Instituto para el Desarrollo Sostenible y las Relaciones Internacionales (Iddri), en el que se argumenta que la reducción de las emisiones se debe esencialmente a la coyuntura económica de la UE.

El estudio analiza datos de cuatro sectores clave en las emisiones de CO2 -la generación de energía, los edificios, la industria y el transporte- y constata que "los países de la UE han logrado avances significativos, en particular en el sector de la energía, y la intensidad de carbono de la producción de energía se redujo en un 20,9 % entre 2000 y 2014.

Mientras, la cumbre de Naciones Unidas para el cambio climático que se celebra en Marrakech (COP22) quiere convencer al sector privado para financiar proyectos sostenibles y que supere así su recelo ante las "iniciativas verdes". "Los inversores tienen dudas sobre si no es demasiado arriesgado financiar proyectos sostenibles", dijo ayer la negociadora francesa Laurence Tubiana, nombrada por la ONU "paladina de alto nivel por el clima".

Tubiana insistió en la importancia de demostrar a los actores económicos que "invertir en el sector de las energías fósiles tiene riesgos mayores que los de financiar proyectos de energías renovables".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine