La ciencia en casa

El adiós definitivo a los malos humos

Reducir el número de cigarrillos de forma progresiva, mantener los mismos hábitos o iniciar la deshabituación en una época de estrés, principales errores a la hora de dejar el tabaco

30.10.2016 | 03:22
El adiós definitivo a los malos humos

Consejos

  • Ser tajantes: Decidir un día para dejar el tabaco y a partir de entonces no consumir ningún cigarrillo; nada de reducir el número de pitillos poco a poco.
  • No comprar: Desde el día fijado conviene no tener tabaco en el hogar.
  • Huir de la tentación: Evitar, al menos al principio, las situaciones en las que se fumaba como puede ser tomar un café en el bar o al salir de copas.
  • El momento adecuado: Los expertos aconsejan iniciar la deshabituación en un periodo sin estrés o problemas familiares.
  • Perseverar: No tirar la toalla tras una recaída. "Son normales y se puede volver al estado inicial", dicen los médicos.
  • No al cigarrillo electrónico: Los expertos desaconsejan el uso de los cigarrillos electrónicos para dejar el hábito ya que contienen sustancias cancerígenas y no rompen con la dinámica de llevarse algo a la boca.

Un fumador lo es para siempre; aunque lo deje

  • A la hora de dejar de fumar, el mercado ofrece una amplia gama de productos -desde parches y chicles hasta cigarrillos electrónicos o pitillos tradicionales pero sin tabaco ni nicotina-, pero los médicos piden ser cautos ya que muchos de ellos no son eficaces para la meta de abandonar el tabaco. Montero reconoce que los chicles y parches de nicotina "son eficaces" para algunos pacientes. "De hecho forman parte de la terapia de sustitución de nicotina que reciben en la unidad de tabaquismo", indica, pero alerta: "Es preciso siempre consultar con un médico porque los chicles de nicotina están contraindicados con algunas patologías". No ocurre lo mismo con los cigarrillos electrónicos, cuyo uso desaconsejan los neumólogos. "No los recomendamos para dejar de fumar porque aunque sean mejor que el tabaco, contienen también sustancias cancerígenas y porque no logramos quitarnos el hábito de llevar siempre algo a la boca", indica Montero. La deshabituación del tabaco no tiene un tiempo preestablecido sino que varía en cada paciente. Los neumólogos advierten de que nunca hay que bajar la guardia ante posibles recaídas. "Uno siempre es un fumador así que aunque se abandone el hábito conviene siempre estar vigilante".

Si realmente se quiere, todo el mundo es capaz de dejar de fumar. Esta es la tajante opinión de la neumóloga Carmen Montero, quien reconoce eso sí, que son muy pocos quienes lo logran sin ayuda. Para los que se animan a dar el paso da una serie de consejos para evitar que los buenos propósitos no lleguen a cumplirse nunca. "Es un error reducir el número de pitillos de forma gradual. Hay que decidir un día y dejar el tabaco de golpe", explica esta doctora, quien también insta a evitar las situaciones en las que habitualmente se fumaba y no iniciar la deshabituación en un periodo "de mucho estrés o problemas familiares". Sobre los artículos que ayudan a dejar el tabaco, alerta del error de recurrir a los cigarrillos electrónicos

Intentar dejar el hábito de forma progresiva, no cambiar las rutinas diarias o hacerlo cuando se vive una situación de estrés son, según los médicos, los principales errores a la hora de dejar de fumar y los que reducen las probabilidades de éxito. "Si realmente se quiere, es posible dejar los cigarrillos, pero son muy pocos los que lo consiguen solos", señala la neumóloga Carmen Montero, quien anima a los fumadores que quieran dejar el hábito a visitar su ambulatorio más cercano y solicitar ayuda de profesionales sanitarios. "Allí se analiza su caso y se inicia un tratamiento de deshabituación. Entre un 20 y un 30% de los que acuden a Atención Primaria logra dejar el tabaco", explica esta experta.

Uno de los grandes errores a la hora de plantearse dejar de fumar es no hacerlo de golpe. "El reducir el número de cigarrillos de forma progresiva es un error. Lo ideal es plantearse un día para dejar el tabaco y desde entonces no tenerlo en casa. Así se evitan recaídas", indica Montero, quien tiene claro que otra de las claves para dejar la adicción con éxito está, "al menos en principio", en evitar las rutinas que conllevaban el consumo de cigarrillos. "Muchas veces la gente recae porque sigue haciendo su vida normal y dejar de fumar obliga a un cambio de hábitos. Si normalmente fumábamos un cigarrillo con el café, durante un periodo de tiempo, cuanto más mejor, es mejor evitar estas situaciones", sostiene la especialista, que resalta que también es muy importante elegir en qué momento se comienza a dejar de fumar. "No debe ser un momento de estrés o en el que exista un problema familiar", resalta.

El éxito dependerá también en gran medida del nivel de dependencia del paciente al tabaco, algo en lo que no influye tanto el número de cigarrillos como cuándo se consumen. "En las unidades de tabaquismo se realiza un test para ver la dependencia y hay cuestiones, como si fuman antes de desayunar o si se levantan de noche con ganas de un cigarrillo, que puntúan muy alto", señala. Es precisamente esa dependencia la que determina el tiempo necesario para la deshabituación. "Cada paciente es diferente. Hay gente que necesita seis meses, otros más tiempo y desde luego las unidades siempre están abiertas por si necesitan volver", explica Carmen Montero, quien deja claro que las recaídas "son algo normal". "Que nadie se desanime por una recaída porque es posible volver a la situación inicial", indica.

Las unidades de tabaquismo atienden a aquellos fumadores que han fracasado su intento de dejar los pitillos con ayuda del personal de Atención Primaria o que bien por su situación de salud precisan acabar con el hábito de manera rápida y definitiva. "Gente que precisa un trasplante de pulmón y que si no deja de fumar no puede hacérselo o gente con otras enfermedades como EPOC", indica esta neumóloga.

"Lo primero al llegar es ver la motivación, si el paciente no quiere, no inicia el tratamiento en la unidad de uabaquismo", explica Montero, quien indica que la mayoría de sus pacientes "están muy motivados" debido a las complicaciones de salud y "la tasa de éxito ronda el 80%". Una vez en consulta y tras al test de dependencia se establece el tratamiento más eficaz en función de las características del paciente: productos sustitutivos de la nicotina (parches o chicles, por ejemplo), medicamentos. El tiempo que un fumador precisa para dejar el hábito varía en función de cada persona. Se tarde más o menos, los expertos aseguran que es posible lograrlo. Eso sí, siempre que exista motivación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine