Una científica de la ULL estudia el uso médico del ecosistema de Tagoro

La investigadora recoge muestras en el Mar de las Calmas para analizar las aplicación farmacológica de los nuevos microorganismos

29.10.2016 | 02:46
Una científica de la ULL estudia el uso médico del ecosistema de Tagoro

La investigadora Ana Raquel Díaz Marrero es doctora en Química Orgánica y actualmente trabaja en el Grupo de Productos Marinos del Instituto Universitario de Bio-Orgánica Antonio González (IUBO) de la Universidad de La Laguna (ULL). Recientemente ha sido invitada a participar en la campaña oceanográfica Vulcano1016 a bordo del buque Ángeles Alvariño, durante la cual ha recogido muestras que posteriormente serán analizadas para conocer sus posibles aplicaciones biomédicas.

La doctora dedica su investigación a la búsqueda de nuevos productos naturales y de moléculas producidas por microorganismos marinos para los que trata de encontrar su aplicación biomédica. Por eso, desde que tuvo lugar la erupción submarina en El Hierro hace cinco años, quiso muestrear la zona, pues se trataba de un nuevo ecosistema donde se debían estar produciendo importantes cambios a nivel microbiológico, entre otros. "De esa comunidad bacteriana que se adapta a sobrevivir, y colonizar este nuevo entorno, se espera poder obtener nuevos productos", dice.

Su inquietud personal lo que se estaba produciendo allí le llevó a ponerse en contacto con el investigador principal de Vulcano, Eugenio Fraile, quien la invitó a enrolarse en la campaña del este año, dándole acceso a muestras que se encuentran a gran profundidad y que suponen una oportunidad única por tratarse de organismos a los que no se podría acceder mediante buceo autónomo. Durante la campaña se han encontrado, por ejemplo, pequeñas muestras de corales, esponjas, hidrozoos, incluso algunos precipitados de hierro ocluidos en la negra roca volcánica que llevan asociado su propio ecosistema microscópico.

Una vez conseguidas las muestras, el trabajo empieza en el laboratorio donde aísla los microorganismos; los cultiva, analiza los productos que se producen de su fermentación; y evalúa su actividad biológica, en este caso, como agentes anticancerígenos, explica. Además, los productos resultantes pueden ser evaluados para ver si son aptos tanto como para fármacos como para otras aplicaciones.

Díaz ha mostrado gran entusiasmo por la participación en esta operación no solo porque es su primera campaña oceanográfica, sino también porque ha podido muestrear un espacio único y singular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine