Un científico isleño ve el pacto de Kigali como un aval para la capa de ozono

El investigador de la Aemet en Izaña cree que es viable reducir de forma gradual el nivel de hidrofluorocarbonos como ocurrió con el CO2

18.10.2016 | 23:25
El investigador Alberto Redondas.

El acuerdo al que casi 200 países llegaron el sábado pasado en Kigali para eliminar de forma gradual los hidrofluorocarbonos (HFC) refrenda una de las recomendaciones hechas por la Comisión Internacional del Ozono (OIC), dijo a Efe Alberto Redondas, miembro de esa organización. Los hidrofluorocarbonos (HFC) son gases que se utilizan en sistemas de refrigeración, espumas y aerosoles y sustituyeron a los llamados clorofluoruros de carbono de CFC, por cuya reducción se apostó en el protocolo de Montreal de 1989.

Alberto Redondas, responsable del programa de Ozono y Radiación Ultravioleta del Centro de investigación Atmosférica de Izaña, de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), indicó que si se consiguió eliminar la producción de CFC no ve dificultad técnica en que ocurra lo mismo con los HFC.

"Afortunadamente vivimos en un mundo tecnológicamente muy capaz" y si se ha planteado la eliminación de los hidrofluoruros es porque es posible, destacó Redondas, miembro del Grupo de Asesoramiento Científico para el Ozono (SAG-Ozone) de la Organización Meteorológica Mundial. Recordó el investigador que la eliminación de los HFC fue una de las recomendaciones de la Comisión Internacional del Ozono, que celebró en Edimburgo su última reunión en septiembre de este año.

Otra recomendación ha sido realizar nuevos estudios para determinar cómo va la recuperación de la capa de ozono, ya que no lo hace al ritmo que se esperaba, debido a que se cometieron algunos errores en los primeros análisis y ahora es preciso hacer otros.

La tercera recomendación es pedir que no decaiga la monitorización de la capa de ozono, pues se ha visto con preocupación que se ha producido una disminución "importante" de las medidas en todo el mundo debido a que se han cerrado estaciones y no se han renovado algunos programas de observación desde satélites para su estudio.

Alberto Redondas explicó que los científicos se han dado cuenta de que lo que se saber acerca de la capa de ozono tienen más incertidumbre de lo que se pensaba, y añadió que sin mantener las medidas de su evolución no se sabrá como solucionar los inconvenientes.

Recuperación

El miembro de la Comisión Internacional del Ozono destacó que no se va peor, de modo que las predicciones grosso modo no han cambiado y se espera que la capa de ozono se recupere en la Antártida hacia el 2070, unos años después de que la recuperación se produzca en el hemisferio norte.

Por ello subrayó que lo que es "seguro" es que la recuperación de la capa de ozono no va peor, si bien en lo que hay discusión es en la velocidad con la que se producirá. "Está claro" que la capa de ozono está ligada a la evolución de los gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático, y que son, fundamentalmente dióxido de carbono , dióxido de nitrógeno y metano, y el ozono en menor medida.

Y el gas de efecto invernadero que sigue en aumento es el asociado a la actividad humana, el dióxido de carbono, agregó Redondas. Según el acuerdo de Kigali, los países desarrollados comenzarán a disminuir de forma gradual el uso de HFC en 2019, y los que están en vías de desarrollo detendrán sus niveles de consumo entre 2024 y 2028.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine